Universidades públicas de Venezuela luchan por sobrevivir sin recursos, profesores y alumnos

0
352

Si comparamos las agresiones sufridas por la autonomía universitaria en Venezuela a lo largo de su historia con las de los últimos 10 años, podemos ver que en esta última década la academia venezolana ha sido víctima de un plan inédito de desaparición institucional.

Con información de Infobae

Presupuestos insuficientes, sueldos precarios, instalaciones vandalizadas y deterioradas, laboratorios cerrados y beneficios estudiantiles deficientes son solo algunas de las secuelas de una política diseñada para debilitar a las instituciones universitarias que se han negado a perder su independencia política y administrativa.

La diáspora de profesores, la disminución en la matrícula estudiantil y la caída en la investigación académica son algunas de las consecuencias nefastas de este deterioro inducido. Además, el alma de los universitarios ha sido profundamente afectada, con debates académicos diluidos y campus desolados debido a las restricciones propias de la pandemia y las dificultades para acceder a recursos básicos.

Es urgente atender las necesidades materiales de las universidades, pero también es fundamental cumplir con la misión de ser la conciencia crítica de la sociedad venezolana. La universidad del siglo XXI debe adaptarse a los nuevos tiempos, repensarse y buscar fuentes alternativas de financiamiento, así como evaluar críticamente si su actual organización ayuda a acelerar los procesos de cambio necesarios.

La universidad venezolana enfrenta retos pendientes para preservar su autonomía, asegurar su supervivencia institucional y evaluar si está respondiendo a las nuevas exigencias y preguntas de la sociedad. Los tiempos han cambiado y la universidad debe adaptarse y transformarse para enfrentar los desafíos del siglo XXI.