Unos 30 vuelos con deportados han salido desde EEUU a Venezuela y Centroamérica en las últimas dos semanas

0
269

En las últimas dos semanas, las autoridades migratorias de Estados Unidos han llevado a cabo numerosos vuelos de repatriación a Venezuela y Centroamérica, en un intento por controlar el flujo de migrantes irregulares. Según informes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), más de 5.000 personas han sido deportadas directamente a México como parte de estos esfuerzos.

Estos vuelos de repatriación han sido coordinados por el DHS, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). En total, se han realizado más de 30 vuelos hacia la región en las últimas dos semanas.

Las autoridades migratorias han dejado claro que aquellos no ciudadanos que no tienen una base legal para permanecer en Estados Unidos serán expulsados de acuerdo a la ley. Cada uno de los migrantes irregulares que fueron deportados fue examinado para determinar si tenían reclamos de protección válidos y suspensión de expulsión según las leyes estadounidenses.

Es importante destacar que aquellos migrantes que fueron deportados habrían presentado un reclamo de asilo frente a un juez de inmigración, pero no cumplían con los requisitos para ser elegibles.

Los vuelos directos de deportación a Venezuela desde Estados Unidos se reanudaron en octubre, luego de un acuerdo entre Washington y el gobierno de Nicolás Maduro para la repatriación directa de venezolanos que cruzaron de manera irregular a Estados Unidos.

En el año fiscal 2022, se llevaron a cabo un total de 72.177 deportaciones a más de 150 países en todo el mundo. En lo que va del año fiscal 2023, se estima que el número de personas expulsadas de Estados Unidos ha alcanzado aproximadamente las 66.000.

Mientras tanto, el flujo de migrantes irregulares hacia la frontera suroeste del país continúa aumentando de manera drástica. En el último año, los agentes fronterizos han reportado más de 2,4 millones de encuentros con migrantes en la frontera.

Ante esta situación, las autoridades federales de Estados Unidos han tomado medidas para controlar los ingresos ilegales. Recientemente, se cerró un cruce fronterizo en Texas y se limitó el tránsito en otro paso en Arizona, con el objetivo de destinar más recursos al control de estos ingresos ilegales.

En resumen, las autoridades migratorias de Estados Unidos han realizado múltiples vuelos de repatriación a Venezuela y Centroamérica en las últimas semanas, deportando a más de 5.000 personas directamente a México. Estos esfuerzos buscan controlar el flujo de migrantes irregulares y garantizar el cumplimiento de las leyes migratorias estadounidenses. Mientras tanto, el número de personas deportadas sigue aumentando y el flujo de migrantes hacia la frontera suroeste del país continúa siendo un desafío para las autoridades.