Unos 40 parques naturales cierran en Bogotá por incendios

0
177

La alcaldía de Bogotá anunció el cierre de alrededor de 40 parques naturales, senderos ecológicos y miradores debido a la contaminación del aire provocada por incendios. Esta medida se toma como respuesta a la alerta por la mala calidad del aire que se ha presentado en la capital colombiana. La cadena montañosa que rodea la ciudad ha sido afectada por varios focos de incendios en los últimos días, la mayoría de ellos controlados. Sin embargo, el cerro El Cable, ubicado a unos 900 metros de un barrio popular, continuaba ardiendo hasta el viernes.

En los últimos tres meses, los incendios han devastado más de 17.192 hectáreas en todo el país, debido a la sequía relacionada con el fenómeno de El Niño. Según el Ministerio de Ambiente, todavía hay una veintena de puntos activos en Colombia, en medio de récords de calor. Estas conflagraciones están afectando gravemente los bosques, las cosechas y los ecosistemas montañosos, que son fuentes de agua.

En Bogotá, las autoridades han recomendado a los ciudadanos evitar salir a la calle y usar mascarillas debido a la mala calidad del aire. Los habitantes del centro de la ciudad se quejan del olor a quemado y del humo. Los fines de semana, es común que las personas realicen recorridos ecológicos y practiquen deportes al aire libre, como andar en bicicleta, ya que Bogotá se encuentra a 2.600 metros sobre el nivel del mar.

La alcaldía ha informado que los parques y escenarios permanecerán cerrados de manera preventiva mientras esté vigente la alerta ambiental. El alcalde, Carlos Fernando Galán, está evaluando si los incendios llegan a un punto crítico que requiera tomar medidas restrictivas en la movilidad de los ciudadanos.

El presidente Gustavo Petro ha decretado el estado de «desastre natural» y ha destinado recursos económicos para atender la emergencia. Además, ha solicitado ayuda a los países miembros de las Naciones Unidas para combatir las llamas.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), enero podría convertirse en el mes más caluroso de los últimos 30 años, y se espera que las temperaturas sigan aumentando en febrero. Se estima que las lluvias no llegarán hasta marzo.