Uruguay mantendrá lazos diplomáticos con Venezuela pese a preocupación por las elecciones

0
193

El canciller de Uruguay, Omar Paganini, anunció el lunes que su país mantendrá las relaciones diplomáticas con Venezuela, a pesar de expresar su preocupación por la falta de elecciones libres y transparentes en el país sudamericano.

Paganini hizo este anuncio a través de una publicación en su cuenta de X, donde informó que recibió un informe sobre la situación política en Venezuela que había solicitado a su embajador en Caracas, Eber Da Rosa, quien fue llamado a consultas el 8 de febrero.

«Desafortunadamente, el gobierno uruguayo confirma su preocupación: la viabilidad del proceso de normalización democrática está en duda debido a una serie de acciones del gobierno», señaló Paganini.

El canciller uruguayo agregó que, para su país, es fundamental que en Venezuela se lleven a cabo elecciones libres y transparentes. «No se logrará una normalización democrática con la persecución y proscripción de candidatos, la prisión de líderes sociales y la expulsión de representantes internacionales, como se esperaba con el Acuerdo de Barbados», manifestó.

Paganini también mencionó que, además de entregar el informe, Da Rosa expresó su decisión de renunciar a su cargo por motivos personales.

«Sin embargo, consideramos conveniente y necesario mantener los lazos diplomáticos con Venezuela. Por lo tanto, el gobierno uruguayo evaluará la representación que se mantendrá en Caracas, al tiempo que sigue de cerca la evolución política en el país», subrayó.

El 8 de febrero, Paganini anunció que había decidido llamar a consultas al embajador uruguayo en Venezuela debido a «acontecimientos preocupantes» que harían «inviable» la celebración de elecciones libres en el país. Anteriormente, el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, expresó su preocupación por la inhabilitación de la líder opositora venezolana María Corina Machado. El 11 de febrero, Lacalle Pou volvió a referirse al gobierno de Nicolás Maduro, calificándolo nuevamente como una «dictadura».

En respuesta a los comentarios de Lacalle Pou, la vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, lo calificó de «lacayo» y le pidió ocuparse de los problemas de su propia nación. El presidente uruguayo respondió diciendo que, cuando se carece de argumentos, se recurre al agravio, y exhortó al gobierno de Maduro a reflexionar sobre la posibilidad de tener una democracia plena.

En resumen, Uruguay ha expresado su preocupación por la falta de elecciones libres en Venezuela, pero ha decidido mantener las relaciones diplomáticas con el país. El gobierno uruguayo evaluará la representación que mantendrá en Caracas y seguirá de cerca la situación política en Venezuela.