Vandalizan diez sedes políticas opositoras

0
204

Venezuela es testigo de una serie de actos violentos dirigidos a sedes políticas de la oposición. Vente Venezuela (VV), el partido liderado por la candidata presidencial María Corina Machado, ha denunciado que diez de sus sedes en diferentes estados del país han sido atacadas como parte de una campaña sistemática para intimidar a aquellos que se oponen al gobierno.

El abogado Perkins Rocha, miembro de la dirección ejecutiva nacional de Vente Venezuela, informó en una conferencia de prensa que las oficinas en Caracas, Anzoátegui, Monagas, Mérida, Aragua, Falcón, Vargas, Bolívar, Táchira y Yaracuy han sido vandalizadas con pintadas violentas. Estos actos están diseñados para desviar a VV de su camino hacia una ruta democrática electoral, pero el partido sigue adelante con determinación.

Rocha responsabiliza al gobierno de Nicolás Maduro de estos ataques y también denuncia la detención de los jefes de campaña de Machado en Vargas y Yaracuy, Juan Freitas y Luis Camacaro, respectivamente. El equipo jurídico del partido está trabajando para localizar a estos militantes que se consideran «desaparecidos».

No es solo Vente Venezuela quien ha sido víctima de estos actos de violencia. Otros dos partidos políticos también han denunciado ataques similares en diferentes regiones del país. En las fachadas de las oficinas vandalizadas se puede leer «Furia Bolivariana», el nombre de un reciente plan del gobierno para «defender el derecho a la paz».

El partido Un Nuevo Tiempo ha informado sobre acciones vandálicas en una de sus sedes en Monagas, mientras que Primero Justicia, liderado por Henrique Capriles, ha denunciado la misma situación en su oficina en Bolívar.

Además, el activista Marino Alvarado de la ONG Provea ha informado que el nombre del plan también ha sido escrito en la fachada del Colegio de Ingenieros en Caracas. La ONG Fundaredes también ha sido víctima de actos vandálicos en su sede, con pintadas que hacen referencia al operativo «Furia Bolivariana» impulsado por Nicolás Maduro con fines intimidatorios y de persecución.

El pasado jueves, Maduro acusó a la «ultraderecha» de tener un «plan conspirativo» y «golpista», advirtiendo que aquellos que intenten desestabilizar al gobierno «se encontrarán con la furia bolivariana» del pueblo. Estos actos de violencia parecen ser una respuesta a estas declaraciones del presidente.