Venezolanos en Juárez permanecen en norte de México con el temor de que EE.UU. los deporte

0
404

Ciudad Juárez, (México), 8 de octubre (EFE).- La noticia de que el Gobierno de Estados Unidos retomará las deportaciones directas a Venezuela ha generado temor entre los miles de venezolanos varados en la frontera norte de México, quienes ven alejarse aún más el «sueño americano» en medio de la actual ola migratoria sin precedentes.

A partir de este viernes, el Gobierno de EE.UU. ha anunciado que ha llegado a un acuerdo con Venezuela para enviar de regreso en vuelos a su país a los migrantes que hayan ingresado a territorio estadounidense por métodos distintos a la aplicación CBP One.

Víctor Martínez, un migrante venezolano recién llegado a Juárez, expresó que sobrevivir en su país es casi imposible y que, si son devueltos por EE.UU. en un vuelo, es probable que intenten cruzar nuevamente la frontera: «La travesía ha sido muy difícil, la situación está muy complicada. No entiendo cómo van a hacer un acuerdo con Venezuela cuando prácticamente estamos bloqueados económicamente», declaró a EFE.

Entrevistado en el lado mexicano del Río Bravo, frente a la puerta 42 del muro fronterizo entre Juárez y El Paso, Martínez también expresó su preocupación por la falta de libertad para manifestarse o protestar, ya que teme que sean reprimidos y que se violen sus derechos humanos.

«No tengo palabras para expresar cómo me siento, porque hemos sufrido mucho durante toda la travesía, hemos pasado hambre, humillaciones (…) Muchas personas hemos invertido sueños, metas, y muchos compatriotas han perdido la vida», afirmó el migrante venezolano.

El pastor Juan Fierro García, director del albergue de migrantes El Buen Samaritano, señaló que la crisis migratoria está siendo provocada por Estados Unidos, quien permite el paso de los migrantes, lo que provoca más oleadas de personas que creen que podrán llegar y entrar al país.

Venezolanos en Juárez permanecen en norte de México con el temor de que EE. UU. los deporte

«Es comprensible que países como EE.UU. lleguen a acuerdos con los países que forman parte de esta ola migratoria y que los migrantes sean repatriados a sus lugares de origen», expresó el director del albergue.

También consideró que, mientras la violencia no cese, este flujo migratorio continuará.

Vicente Peñaherrera, un ecuatoriano que lleva un mes y medio de viaje, también expresó su temor de que Estados Unidos alcance acuerdos con otros países para realizar deportaciones directas por avión, tal como lo ha hecho con Venezuela.

«Nos sorprende mucho porque hemos sufrido mucho caminando. Llevamos un mes y dos semanas caminando hasta aquí y que nos devuelvan así, es lo peor, sinceramente, es un golpe duro», afirmó.

Peñaherrera reconoció que, de ser devueltos a su país de origen, deberán enfrentar nuevamente la lucha por la supervivencia, a pesar de los sufrimientos que han experimentado durante su tránsito desde Ecuador hasta la frontera norte de México con Estados Unidos.

«Hemos pasado un mes y dos semanas, hemos atravesado selvas, ocho países, hemos sufrido hambre, sed, sueño, hemos dormido en la calle para que nos envíen de vuelta a nuestro país en poco tiempo, no tiene sentido», concluyó el migrante entrevistado por EFE en la orilla mexicana del Río Bravo.