“Vicky, ya cállese la boca”: así se desespera Armando Benedetti en la entrevista con SEMANA y pide no responder más preguntas

0
583

“Espérese un momentico, dígame una cosa: ¿los narcos dieron plata para Petro?”, ese fue el cuestionamiento que hizo Vicky Dávila a Armando Benedetti.

Armando Benedetti habló con SEMANA de frente sobre lo que está viviendo. El líder político, conocido por ser un hombre eufórico y dicharachero, hoy se siente acorralado. Así se lo dijo varias veces a Laura Sarabia en los mensajes de audio que le mandaba. “Yo soy tigre, que sin salida, de pronto me tiro encima de las personas”, le dijo.

Ese tigre se quedó sin salida el viernes pasado cuando el presidente Gustavo Petro anunció el país que lo retiraba de su cargo. Desde ahí ha mandado mensajes en sentidos muy opuestos. Tras borrar todo lo que había trinado este lunes, al final del día publicó: “He sido parte fundamental del actual proyecto político del presidente Petro. Sin embargo, no satisfecho con lo que me correspondió políticamente, en un acto de debilidad y tristeza me dejé llevar por la rabia y el trago”.

En su entrevista con SEMANA, Benedetti prefirió dejar de contestar preguntas. Uno de los temas más relevantes del escándalo es si entraron 15.000 millones de pesos no registrados a la campaña, tal como parecía por la conversación que él tiene con Laura. Tras la rabia de haber sido dejado “tirado” esperando en una oficina en Palacio de Nariño, Benedetti le reclamó a Laura Sarabia:

“Entonces, por favor, por favor, no me vengas a decir que fue por güeva (…) que yo estuve allá, por lo que sea (…), amarrar gente, nadie me deja tirado tres horas ahí, un man que hizo cien reuniones en una campaña política, un man que consiguió 15.000 millones y ahora… que busqué toda la plata y tú lo sabes más que nadie, pa’ que se fuera a los hoteles, para que se viniera para acá y todo lo demás”, dijo.

¿De dónde saca el número de 15.000 millones de pesos?, le pregunta Vicky Dávila. “Bueno, porque el gerente…, alguna persona me ha dicho”. La directora de SEMANA le contrapregunta: “Nicolás Petro, ¿qué?”. “No, ya no vamos a hablar más, Vicky, ya se acabó la entrevista”, le responde.

Pero hay una pregunta que lo saca de quicio: “Espérese un momentico, dígame una cosa: ¿los narcos dieron plata para Petro?” “Vicky, ya cállese la boca…”, le dice. Ella lo interrumpe: “Dígame”. Y él repite: “que se calle la boca”.

Lea la entrevista completa

Benedetti se destapa: dice que los de la plata de la campaña de Petro en la Costa “no eran emprendedores”. Insultos a Laura Sarabia y cocaína en el alto poder

El exembajador ratificó que ayudó a conseguir 15.000 millones de pesos para la contienda, que en los chárter en que ha viajado también viajaban el hoy presidente en campaña y Laura Sarabia, y habla de un episodio sobre consumo de “cocaína” que lo hizo pelear más con la exjefa de gabinete.

VICKY DÁVILA (V. D.): ¿quién puso la plata en la costa Caribe para la campaña de Gustavo Petro en 2022?

Armando Benedetti (A. B.): no lo puedo decir.El candidato Gustavo Petro denunció amenazas en su contra y el Gobierno tuvo que reforzar su seguridad. Cerró campaña en la Plaza de Bolívar de Bogotá con un concierto.

V. D.: ¿por qué?

A. B.: porque tengo que aclarar qué fue lo que pasó.

La portada de SEMANA que reveló las pruebas contra Nicolás Petro

V. D.: pero, ¿quién puso la plata en la Costa?

A. B.: yo tengo unos indicios por lo de Nicolás. Yo siempre he tenido unos indicios muy graves de lo que estaba pasando. Cuando sale la denuncia contra él, yo empiezo como a armar el rompecabezas, viajo a Cartagena, la semana siguiente, y pregunto qué fue lo que pasó y me echaron unos cuentos.Nicolás Petro Burgos

V. D.: ¿pero qué cuentos?

A. B.: eso la gente, de la gente con una plata.

V. D.: ¿pero eran narcos?

A. B.: no sé.

V. D.: ¿eran narcos o no? ¿Quiénes eran?

A. B.: no eran emprendedores…

V. D.: según usted, Laura Sarabia le ofreció la Cancillería, el Ministerio del Interior, manejar temas de paz y hasta ser el coordinador de las elecciones.

A. B.: después de todo, ella me dice: “No, es que hay un problema de cocaína, no sé qué vaina”. Y yo le dije: ah qué bien…Alberto Benedetti Laura Sarabia– Foto: Revista Semana

V. D.: ¿un problema de cocaína?

A. B.: la hijueputa diciendo que había un problema de cocaína.

V. D.: ¿o sea, que usted consumía cocaína?

A. B.: sí, y yo le dije: ah, no, tu jefe no hace un culo, si fuera por eso, qué hace el man ahí.

V. D: o sea, usted lo que le dice es: ¿si yo tengo un problema de cocaína, supuestamente, el presidente lo tiene igual?

A. B.: no, yo no tengo un problema con él. Yo le dije: “Si usted cree que yo lo tengo, ¿qué hace el otro?”.

V. D.: ¿y el otro es el presidente Petro?

A. B.: ajá.

V. D.: ¿cuándo empieza la pelea con Laura Sarabia?

A. B.: la pelea empieza…  Laura Sarabia, exjefe de Gabinete de Petro, renunció a ese cargo luego de estar en el ojo del huracán. Ahora será investigada.Laura Sarabia, exjefe de Gabinete de Petro, renunció a ese cargo luego de estar en el ojo del huracán. Ahora será investigada. – Foto: esteban vega la-rotta-semana

V. D.: deme la fecha, por favor.

A. B.: la pelea empieza el 13 de mayo.

V. D.: ¿por qué?

A. B.: porque SEMANA saca un tema sobre la mamá de ella, entonces yo le digo: mira me acabo de enterar, como al mediodía. Ella me contesta: “Eso es por estar aquí (en el cargo), los huracanes, usted sabe que mi mamá no hace un culo”. Entonces, yo le pongo: “Acuérdate que aquí no solamente es ser inocente, sino la calidad de enemigos que tengas y tú te estas portando mal con la gente. Ya están haciendo fila para joderte”. Entonces ella me dice: “No, yo no me he portado mal con nadie y menos con usted”. Entonces, la coge conmigo. Ahí es cuando yo me emputo. Yo le digo: “Laura, me haces el favor y me respetas hp, qué es lo que te pasa”. La grito. Yo ahí le escribo un mensaje a Petro, pero no metiéndome con ella, sino que le digo: “Ven acá, ¿qué es lo que pasa?”. Yo a Petro nunca lo llamaba para eso, yo no soy ningún marica para ir a decirle eso. Primero, no me iba a creer y, además, no iba a pasar nada.

V. D.: ¿qué pasa al día siguiente, 14 de mayo?

A. B.: el 14 de mayo ella mama gallo: “Hey, por qué no coge la Cancillería, porque no coge esto y lo otro”, pero yo me acuesto pensando el domingo que eso no es verdad, sino que ella me está mamando gallo. Ahí sí me emputo el doble. Porque yo me acuesto el domingo, y pienso: “Como esa vieja me salga con ese cuento…”. Y ella lo que hizo fue mamarme gallo.

V. D.: ¿y entonces usted se enfureció?

A. B.: yo me enojé.

V. D.: ¿hay chantaje o no hay chantaje a Laura Sarabia?

A. B.: de quién, ¿de mí hacia ella?

V. D.: sí.

A. B.: ninguno.

V. D.: ¿y ella lo chantajeó a usted?

A. B.: claro.

V. D.: usted se pone bravo porque ella llama a Adelina, su esposa, y a su papá…

A. B.: a mi papá le habla de los procesos míos para asustarlo.

V. D.: ¿para asustarlo?

A. B.: para asustarlo, y a Adelina la llama para decirle que yo estoy pidiendo el Ministerio del Interior, para que ella pelee conmigo. Entonces, hace esas dos malparideces. Ahí me doy cuenta de que ella está es mamando gallo.

V. D.: ¿usted se sintió burlado por Laura Sarabia?

A. B.: desde el principio me sentí burlado por ella y perrateado.

V. D.: ¿usted reconoce que usted la trató muy mal?

A. B.: yo reconozco que la traté muy mal. Mal es un decir, porque yo soy malhablado y eso cualquier transcripción, de cualquier audio, siempre se escucha mal; pero yo la traté mal, yo le reconozco que yo la traté mal. Yo soy demasiado impulsivo, no estoy justificando, pero lo que ella hace, lo hace fría y premeditadamente.Marelbys Meza “Cuando estaba en el sótano, me sentí secuestrada, aturdida, ahogada, esperando a que me hicieran el polígrafo”.Marelbys Meza “Cuando estaba en el sótano, me sentí secuestrada, aturdida, ahogada, esperando a que me hicieran el polígrafo”. – Foto: semana

V. D.: Laura Sarabia dice que usted la estaba chantajeando y que la estaba extorsionando.

A. B.: en todos los audios que usted tiene, no hay nada que se refiera a Mary (la niñera), nada. Luego el tema de Mary no estaba ahí, porque yo empiezo a entender qué pasa con Mary hasta el 22 o 23 de mayo, yo no sé un culo de Mary. Yo lo único que empiezo a entender ahí es que había mucho movimiento de plata en la casa de ella y ella quería ocultarlo.

V. D.: y esto que anda rodando que en la casa de Armando Benedetti había también maletines de plata…

A. B.: yo quiero que me muestren el audio en el que supuestamente Mary lo dice.

V. D.: ¿pero al margen de eso, es cierto o no, que usted tiene maletas llenas de plata en su casa?

A. B.: claro que no es cierto.

V. D.: hay una pregunta que es muy importante, porque algunos han querido sugerir que usted manipuló a Marelbys Meza, la niñera de Laura Sarabia para que hablara contra ella. ¿Lo hizo?

A. B.: claro que no.De izquierda a derecha: Laura Sarabia y Marelbys Meza.De izquierda a derecha: Laura Sarabia y Marelbys Meza. – Foto: SEMANA

V. D.: quiero ser más clara aún, ¿usted le pagó a la niñera?

A. B.: no, fue al revés, a mí me buscaron para que la contratara, para que no se acercara a ustedes los periodistas.

V. D.: ¿quién lo llamó para eso?

A. B.: Laura me llamó el 17 o 18 de abril.

V. D.: ¿qué le dijo exactamente en esa conversación?

A. B.: que Mary estaba hablando con los periodistas y estaba inventando cosas de ella. Yo le dije: “Yo me encargo de ella, yo la contrato y me la llevo para Venezuela”.

V. D.: en gracia de discusión, quien sabe que usted se la llevó a Venezuela piensa: allá Benedetti la libreteó. ¿Usted la libreteó?

A. B.: para nada. El 22 de mayo, Mary me alcanza decir unas cosas. Ya yo voy entendiendo miércoles y jueves qué era lo que estaba pasando. O sea, yo no sé sino hasta el 22 de mayo o el 23 que había un problema de un acoso, un secuestro, una vaina contra Mary.

V. D.: todo ese ruido alrededor de los vuelos chárter que usted usó para traer y llevar a la niñera y los que usted usa constantemente, ¿quién los ha pagado?

A. B.: yo no me voy a poner a hablar de esa vaina, me importa un carajo. Ese avión en el que yo me desplazo es el mismo en el que el presidente Petro se desplazó todo el tiempo en campaña.Marelbys MezaMarelbys Meza habló con SEMANA del viaje a Venezuela. – Foto: Getty Images/iStockphoto

V. D.: ¿o sea que esos aviones en los que usted anda son de los mismos dueños de las aeronaves en las que se transportaba Gustavo Petro como candidato?

A. B.: la misma empresa, por lo menos.

V. D.: ¿y con eso usted se siente tranquilo? ¿Cree que no tiene que explicarle nada a nadie?

A. B.: no es que tengo que explicarle nada a nadie, sino que eran amigos de la campaña y yo les pido a veces el favor que me lleven y me traigan, y le toca a uno pagar güevonadas ahí de mantenimiento.

Marelbys Meza explica por qué fue en un chárter donde Armando Benedetti a Venezuela: “Él me lleva a trabajar y se lleva los niños”

V. D.: ¿a cambio de qué?

A. B.: no, nada, nos conocimos en campaña y quedamos de amigos y nada más.

V. D.: ¿y Laura Sarabia?

A. B.: Laura Sarabia era la que coordinaba el avión siempre.

V. D.: ¿y ella viajaba en esos aviones en campaña?

A. B.: ella iba en esos aviones. Después, cuando estuvo embarazada no podía volar. Mejor dicho, Laura siempre coordinó ese avión.

V. D.: ¿y me puede decir el nombre de la empresa?

A. B.: mierda, no sé, ahora se lo doy. Ya no joda más.

V. D.: hay una cosa que es muy importante para mí. Usted le escribió un chat a Laura Sarabia, en el cual usted le decía, más o menos, que la denuncia de la niñera en SEMANA se podía evitar. ¿Qué significa ese chat?

A. B.: ella me llama el jueves a hablar sobre la coordinación de los ministros, pero se pone brava, se angustia y llora, porque dice que le estoy quitando su función, o sea el puesto. Yo le digo: “Yo no le estoy quitando nada, el Gobierno está desarticulado y yo lo voy a articular. Ese era mi puesto”. Ella me dice: “Es que usted me dio una puñalada por detrás, porque usted ya habló con Mary”. Yo le respondí: “Yo no he hablado con Mary, pero voy a preguntar”. Yo cuelgo, la llamo a usted, y le cuento lo que está pasando. O sea que yo le escribo a Laura después de que ella a mí ya me dijo que lo de Mary está andando, es ella la que me cuenta. Por eso yo le digo que ella tenía razón y que usted tenía a la niñera.

“Quiero que sepa la verdad de lo que ha pasado con la señora Laura Sarabia”: la comprometedora entrevista de Marelbys Meza. Léala completa

V. D.: ¿O sea, ella ya sabía?

A. B.: ella ya sabía que usted había entrevistado a la niñera.

V. D.: ¿por qué Laura Sarabia sabía que yo tenía la entrevista con Marelbys Meza?

A. B.: yo no sé, porque ella sabe muchas cosas sin que uno se las haya dicho. Puede ser una chuzada, o puede ser infidencias de gente cercana a uno, pero yo me voy por la primera.

V. D.: ¿usted por qué le dijo: “Es posible que se pueda evitar esa circunstancia”?

A. B.: cuando yo me refiero a las circunstancias, estoy hablando de las conversaciones que Mary está teniendo con usted y con sus periodistas. Yo se lo digo como hasta de sapo, a mí me importaba un carajo si salía o no.

V. D.: usted sabe que yo jamás pararía una noticia…

A. B.: ni usted ni nadie. Yo no conozco ningún periodista que pare una noticia porque un güevón como yo lo diga.

V. D.: míreme de frente, ¿usted me pidió parar la noticia?

A. B.: nunca. Yo estoy seguro de que ningún periodista lo haría, fuera el presidente, hasta de pronto, pero un güevón como yo…

V. D.: ni usted, ni el presidente, ni nadie puede parar una noticia en SEMANA, ¿Pero usted se da cuenta de la estupidez que hizo y que dijo?

A. B.: sí, el chat es estúpido, no porque yo haya sido estúpido, sino porque lo escribí de forma tan estúpida que da para mil interpretaciones.

V. D.: y usted mismo se lo entregó a Daniel Coronell.

A. B.: yo mismo se lo entregue a Daniel Coronell.

V. D.: ¿qué quería demostrarle?

A. B.: que yo no extorsioné a Laura Sarabia con Mary.

V. D.: y Coronell ha usado el chat para tratar de desprestigiar a SEMANA y a mí, y defender a Laura Sarabia y a Gustavo Petro. Para forzadamente dejar en el aire que usted sí estaba chantajeando a Laura Sarabia con la niñera.

A. B.: sí, de alguna u otra forma. Yo hablé con él. Él tiene unos audios a medias, de pronto los saca.

V. D.: ¿usted ha podido hablar estos días con el presidente Petro?

A. B.: yo me chateo con él cada ratico, todos los días.

V. D.: ¿sí, y él qué le dice?

A. B.: no, nada. Me dice que me calme, yo estoy calmado.

V. D.: ¿usted se siente artífice del triunfo de Petro en las elecciones presidenciales?

A. B.: le diría que tuve que ver bastante.Gustavo Petro Ganador del Pacto por Colombia, celebra su victoriaGustavo Petro, ganador del Pacto por Colombia, celebra su victoria. – Foto: ESTEBAN VEGA LA ROTTA

V. D.: ¿por qué ?

A. B.: porque yo organicé más o menos cien manifestaciones.

V. D.: ¿esas inmensas que veíamos en la Costa?

A. B.: yo organicé todas esas reuniones, no solo en la Costa, sino en todo el país. Recuerde que yo soy el primero que hago la primera reunión grande en la campaña de Petro. Además de que coordiné eso, esa fue una estrategia bien montada porque él siempre decía que iba a sacar muchos votos, pero no ganaba. Esta vez empezamos a decir: “Sí podemos ganar”.

V. D.: usted dijo en los audios que usted consiguió 15 mil millones de pesos para la campaña, cuéntenos.

A. B.: no, no es que yo, Vicky, haya recogido plata. Yo nunca recogí plata.

V. D.: ¿pero cómo los consiguió?

A. B.: no, pues buscaba gente que le donara.

V. D.: o sea, no se la entregaban a usted.

A. B.: nunca en la vida he recibido plata de una campaña, porque el que la da cree que te vas a quedar con un pedazo, y el que la recibe cree que te vas a quedar con un pedazo… Yo les decía allá pueden ir, yo no, nada de eso. De hecho una persona me dice: “Te voy a dar, no sé, en esa época como 2.000 millones de pesos”, y yo dije: “No, yo aquí no te recibo un peso”. Me advirtió: “Dame el teléfono del gerente”. Le respondí: “Tampoco”, porque el día de mañana me iban a decir que yo le di el contacto. Yo en plata no me meto nada, nada es nada.

V. D.: pero usted de alguna manera gestionó 15 mil millones porque usted lo dice en los audios.

A. B.: yo lo que decía era: “Vayan allá”. Pero no hablé con las personas que dieron la plata. Yo sé que daban plata para la campaña y eso, pero nunca en la vida gestioné plata. Yo en esa vaina no me meto ni por el hijueputa, ni por el hijueputa.  Después de una participación activa en la campaña electoral, Laura Sarabia se había convertido en la mano derecha del presidente Gustavo Petro.Después de una participación activa en la campaña electoral, Laura Sarabia se había convertido en la mano derecha del presidente Gustavo Petro. – Foto: Cristian Garavito Presidencia

V. D.: ¿y de dónde saca el número de 15.000 millones de pesos?

A. B.: bueno, porque el gerente…, alguna persona me ha dicho.

V. D.: Nicolás Petro, ¿qué?

A. B.: no, ya no vamos a hablar más, Vicky, ya se acabó la entrevista.

V. D.: espérese un momentico, dígame una cosa: ¿los narcos dieron plata para Petro?

A. B.: Vicky, ya cállese la boca…

V. D.: dígame.

A. B.: que se calle la boca.

V. D.: usted sabe mucho, Armando Benedetti.

A. B.: bueno, vamos a ver…

V. D.: ¿y usted está dispuesto a contarle al país todo lo que sabe?

A. B.: ¿ah?

V. D.: ¿está dispuesto a contarle al país todo lo que sabe? Dígame, por favor.

A. B.: Vicky, déjeme quieto.

V. D.: ¿si le toca, lo hace?

A. B.: a mí no me toca nada, yo digo las cosas porque creo que son necesarias o porque las sé.

V. D.: pero usted lo sabe todo. También sabe mucho sobre la vida del presidente Gustavo Petro.

A. B.: yo no me voy a meter con eso nunca.

V. D.: ¿qué opina de que a Marelbys Meza la tuvieran interceptada ilegalmente, chuzada?

A. B.: lo alcancé a expresar en mis trinos y pues hasta ahí llego.Los polémicos audios se revelaron tras el escándalo de Sarabia con la exniñera de su hijo y el exembajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti.Los polémicos audios se revelaron tras el escándalo de Sarabia con la exniñera de su hijo y el exembajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti. – Foto: El País

V. D.: ¿usted cree que también lo tiene chuzado?

A. B.: yo siempre he tenido el mismo presentimiento de que me tienen chuzado

V. D.: pero dígame una cosa, Marelbys Meza es un caso, pero usted dejó en un trino una grave sugerencia, ¿usted cree que es Laura Sarabia la que ha chuzado?

A. B.: vuelva y lea el trino.

V. D.: o sea, Laura Sarabia habría chuzado.

“Nos vamos presos”: aquí están los explosivos audios de Armando Benedetti a Laura Sarabia. Le advierte que puede contar toda la verdad sobre la financiación de la campaña de Gustavo Petro

SEMANA revela en exclusiva mensajes en los que Benedetti confiesa que consiguió 15.000 millones de pesos para la campaña y todos los votos de la Costa. El exembajador recalca que sabe cómo se recogió la plata en esa zona del país. “Con tanta mierda que yo sé, pues nos jodemos todos”, dice.

El escándalo que involucra a Armando Benedetti y a Laura Sarabia tocó directamente al presidente Gustavo Petro.

Ante lo que parece ser un plan estratégico para ocultar la verdad, SEMANA revela en exclusiva unos explosivos audios que el entonces embajador en Venezuela le envió a quien era en ese momento la jefe de gabinete del Gobierno. Allí queda la evidencia de que Benedetti es una pieza clave para establecer cómo se financió la campaña presidencial de Petro, en 2022.

Estas pruebas difieren de lo que el exdiplomático le dijo al portal Cambio, en que aseguró que no había “nada irregular” sobre lo que fue la contienda.

“Nos caemos todos, hijueputa”

En lo que se escucha en los audios, Benedetti es consciente de todo lo que sabe y se lo enrostra permanentemente a Sarabia, quien fue su aliada, su subalterna y, al final, terminó convertida en su peor enemiga.

Todo explotó porque Benedetti pidió una cita con el presidente Petro, en la Casa de Nariño, y lo dejaron tres horas plantado, según su relato. Él se sintió humillado y le reclamó con dureza a Sarabia.

“Lo que te estoy diciendo, Laura, es que ese tratamiento (…). Y ayer el presidente: ‘No, no, es que tengo afán’. Ajá, marica, yo hice cien reuniones (…), 15.000 millones de pesos, es más, si no es por mí, no ganan. Entonces, así sea de hipócrita, uno va y recibe a la gente, pero el tratamiento que tú y el presidente me dieron ayer, marica, yo no sé; además, lo que te voy a decir no es una amenaza (…), veo que esto me puede emputar, pateo hijueputa, y ahí nos caemos todos hijueputa”, le dijo Benedetti a Sarabia.

¿Quién ordenó las chuzadas? Estas son las pistas desconocidas de la Fiscalía en el escándalo de Laura Sarabia. Un general retirado y el jefe de Casa Militar están en la miraLAURA SARABIA Armando Benedetti audiosSEMANA revela en exclusiva mensajes en los que Benedetti confiesa que consiguió 15.000 millones de pesos para la campaña y todos los votos de la Costa. El exembajador recalca que sabe cómo se recogió la plata en esa zona del país. “Con tanta mierda que yo sé, pues nos jodemos todos”, dice. – Foto: ESTEBAN VEGA LA ROTTA / Getty Images

La conversación, rápidamente, se transformó en una cruda pelea. “Perdón, Laura, pero es que uno también explota, es que se pasan de calidad, yo fui el que organicé todos los votos, hijueputa, en la Costa, todos, hijueputa, sin que pusieran un peso y además esa plata se fue para el Pacífico. ¿Quién ve eso ahora? Nada. ¿O es quieren que diga, hijueputa, quién fue el que puso la plata? No me jodan la hijueputa vida, no me jodan la vida, porque lo que pasó ayer y antier [fue] una mierda Laura, de parte tuya y de parte del presidente”.

Benedetti le hizo una advertencia: “Prepárense porque yo en cualquier momento reclamo mi espacio político y no lo hagan para que vean, y si creen que es una amenaza, es una amenaza y si quieres grabarlo, grábalo, exploto porque ayer ustedes me maltrataron como una mierda y eso no se le hace a Benedetti”.

Dolido, el hoy exembajador le dejó claro a Sarabia que no estaba jugando y se preocupó por advertirle que no era una amenaza.

“Qué tal que uno diga quién fue el que puso la plata en la Costa”, la amenaza de Benedetti a Sarabia por dineros de campaña ¿Quiénes dieron la plata? ¿Fue reportada?

“Era como tratando de enrostrame ‘tú no vales verga’, pero yo no entiendo tú de dónde sacas eso y no es una amenaza (…), no sé. Con tanta mierda que yo sé, pues nos jodemos todos, sí, ustedes me joden a mí, yo los jodo a ustedes, pero se caen las Torres Gemelas. (…) A Osama Bin Laden, cuando tumbó las Torres Gemelas, le importaba una mondá la imagen y si lo iban a matar o no lo iban a matar, pero tumbó las Torres Gemelas”, señala Benedetti, en uno de los apartes más candentes conocidos por SEMANA.

“Al tigre hay que dejarle una salida”

Benedetti estaba cansado en Venezuela y tenía la esperanza de volver a Bogotá luego de las conversaciones que había tenido con el presidente Petro y las promesas que le había hecho para regresar, y mucho más con los cambios en el gabinete.

“Laura, tú me conoces a mí. [Mira] el cuento del tigre, al tigre hay que dejarle una salida porque, si no, se tira encima de las personas. Y tú sabes que yo soy tigre que, sin salida, de pronto me tiro encima de las personas”, le subraya Benedetti a Sarabia.

El entonces embajador contó que salió llorando de la cita en Palacio. “Yo te lo juro que ayer, cuando salí de Palacio, me fui llorando, me fui con el ojo (…), no hay derecho a que tú, tú, tú, olvídate de Petro, Petro puede ser un hijueputa, y es hijueputa y lo conocimos hace un año, que entre otras cosas tú no querías que lo apoyáramos”.Benedetti – Sarabia – DineroExpresó su molestia porque se sentía relegado, mientras Sarabia concentraba todo el poder al ser la sombra del presidente Petro. – Foto: Revista Semana

Además, expresó su molestia porque se sentía relegado, mientras Sarabia concentraba todo el poder al ser la sombra del presidente Petro.

“Yo no entiendo, supongamos que [Petro] ya no me quiere, que me odia, eche, hay otras cosas que debe rescatar de mí, jueputa. Yo trabajé en la puta campaña, hice lo demás, hice lo otro, ¿cómo así que no? ¿Tú me has pedido, me has hecho un favor? ¿Yo he nombrado un portero? (…) ¿Tú me has pedido una hoja de vida de algo, de bacán, de amistad? No (…). Nadie me deja tirado tres horas ahí, un man que hizo cien reuniones en una campaña política, un man que consiguió 15.000 millones, y ahora… que busqué toda la plata y tú lo sabes más que nadie, pa’que se fueran a los hoteles, para que se viniera para acá y todo lo demás”.

Benedetti estaba indignado y le decía a Sarabia que el presidente le debía su triunfo en las urnas. Durante la campaña, la sombra del candidato Petro era, sin duda, el exsenador Benedetti. Le organizaba la agenda, le hacía cumplir sus citas en los medios y hasta le administraba su vida con tal de que cumpliera con todos los actos.

“Me sentí secuestrada”: la exniñera del hijo de Laura Sarabia denuncia que, tras la pérdida de un maletín con plata de la funcionaria, vivió una pesadilla en un sótano frente a la Casa de Nariño

“Nadie, ni Petro, trabajó más que yo en esa hijueputa campaña. Si no hubiera sido por mí, no ganan, hijueputa, no gana nunca. Pa’ que me dé ese tratamiento: ‘Tengo que ir a grabar’, no se qué mondá y tú emputada y la gente, nada, ‘¿qué hace usted aquí?’. ¿Qué es eso, Laura?”, le dice Benedetti.

Grave acusación contra Prada y Roy

En los audios se pone de presente una información muy grave. “El señor Prada se robó todo el ministerio con la mujer, el señor Roy (…) todo hijueputa, todo (…)”.

Benedetti, furioso, le hizo una comparación a Sarabia que pareciera premonitoria sobre el escándalo que se desataría si se descubre lo que ocurrió en la Costa con la financiación de la campaña presidencial de Petro.Armando Benedetti / ALFONSO PRADA  / Roy BarrerasArmando Benedetti / ALFONSO PRADA / Roy Barreras – Foto: Daniel Reina / Esteban Vega / Juan Carlos Sierra

“En el momento en que yo diga quién dio la plata aquí en la Costa, yo sé que es esa mondá, tú que no sabes un culo de historia, lee cómo empezó el hijueputa [proceso] 8.000 y por qué empezó, ahí está la clave de todo lo que te va a pasar, y si tú crees que es un chantaje, cree que es un chantaje, es una respuesta a una forma de hijueputas de ustedes, es una respuesta a una hijueputada, no es chantaje todavía”, le aseguró Benedetti a la que era la mano derecha de Petro. Y le insistió: “Vamos a ver qué tal que uno diga quién fue el que puso la plata aquí en la Costa… jum…”.

Las conversaciones duraron varios días y allí salta a la vista que el nombre de Benedetti se consideró para varios cargos en el Gobierno, en Bogotá.Armando Benedetti Laura Sarabia proceso 8000Armando Benedetti y Laura Sarabia, proceso 8000. – Foto: Revista Semana

Ante lo que parece un incumplimiento, en uno de sus audios, se escucha explotar a Benedetti.

“No te estoy amenazando, pero ahora sí te amenazo, hijueputa, a ti y al presidente, ¿oíste? No te estoy amenazando, pero si tú quieres que te amenace, yo salgo y cuento todo lo que sé. Que sé bastante para acabar con el mundo, ¿oíste? Con el de ustedes y con el mío. Así que no me vengas a hablar en ese tono tan maricón que no te estoy amenazando, te estoy es reconviniendo, por una hijueputa como tú que se ha portado conmigo, como una hijueputa después de todo lo que yo hice por usted también”.LAURA SARABIA audiosBenedetti desafió a Sarabia. “Tienes huevo al decirme que amenace al presidente. ¿Quieres esa pelea? ¿Quieres esa puta pelea? ¿Dime cuándo la quieres? Hazle, pues, dale. En vez de tratar de reconocer el error y tratar de enmendar las cosas, tú lo que quieres es pelea, hijueputa, ¿me estás usando? Dale, hijueputa, se acaba el mundo tuyo, el mío y el de todo el mundo (…) todo el mundo, hijueputa”. Foto: Esteban Vega Enero 6 de 2023 – Foto: ESTEBAN VEGA LA ROTTA

Benedetti desafió a Sarabia. “Tienes huevo al decirme que amenace al presidente. ¿Quieres esa pelea? ¿Quieres esa puta pelea? ¿Dime cuándo la quieres? Hazle, pues, dale. En vez de tratar de reconocer el error y tratar de enmendar las cosas, tú lo que quieres es pelea, hijueputa, ¿me estás usando? Dale, hijueputa, se acaba el mundo tuyo, el mío y el de todo el mundo (…), todo el mundo, hijueputa”.

El entonces embajador trataba de explicarle a Sarabia que su rabia no era por puestos, aunque todo el tiempo reclamaba que no le habían dado ninguno. Por el contrario, volvía y le advertía que los escándalos de los presidentes en el mundo se han desatado a partir de alguien de adentro, dolido, así como estaba él.

“Oye, Laura, tú deja de ser tan imbécil, de verdad crees que esto es de contratos. ¿Estás viendo lo que pasó en la campaña? ¿Qué es lo que te pasa? ¿Me estás amenazando, Laura? ¿Tú me estás amenazando a mí, Laura? Como tú no sabes un culo, revisa cómo son los escándalos en la hijueputa vida aquí y en todas partes del mundo, a alguien como yo se lo culean y creen que lo van a joder (…) ¿Y ahora estás en ese plan? Dale, Laura, dale, mi Laura, dale, mi Laura, dale, es un ciempiés al lado de 20 King Kongs”.

“Todos amenazados”

En un momento de la conversación, Benedetti perdió los estribos. “Si antes te sentías amenazada, ahora sí es culo de amenaza. Y me dices hijueputa cuándo culo quieres que esté allá en Bogotá y me dices cuándo culos quieres empezar a pelear, o cuándo culos quieres arreglar. Usted está allá es por mí, hijueputa, por mí. O es que alguien te iba a pasar al teléfono si no hubieras trabajado conmigo, te hubiera dejado sola a ver qué culos ibas a hacer. Ahora sí que estamos todos amenazados, hijueputa, dime qué más hay qué hacer”.

Armando Benedetti deja sobre la mesa una frase demoledora. Dice que, si él habla, todos podrían ir a la cárcel. “No es mamando gallo, no es amenaza, porque tú me conoces. Yo no me voy a dejar mamar gallo, Laura, te lo juro por la vida de mis hijos que no pasará nunca, nos hundimos todos, nos acabamos todos, nos vamos presos, acabamos toda la hijueputa verga”.

Ante lo que parece una tensión entre ambos, por el poderoso puesto de Sarabia, Benedetti insiste en quitarle los miedos. “No es verdad, hijueputa, eche, no me jodas más con tu puesto, yo no quiero tu hijueputa puesto, me vale verga tu puesto, no quiero esa mondá, no quiero estar en Palacio, no quiero ser el constructor de todas las cagadas que llevan ahí, no quiero”.

Es claro que Benedetti quería regresar a Bogotá y dejar la embajada en Caracas. Para empezar, sus relaciones con el canciller Álvaro Leyva eran pésimas.

El exembajador le sacó en cara a Sarabia los ofrecimientos que le hizo. “Tú fuiste la que me ofreció algo en el Ministerio del Interior, no había nadie mejor en el planeta Tierra, nadie te ayudaría más que yo. (…) Entonces, búscame una solución rápida, la que sea, pero ya me estoy emputando de verdad, Laura, porque tú eres una persona diferente hoy y ayer a la que fuiste el domingo, pero del cielo a la tierra. Mi Laura fue otra vez la del domingo, ahora estás es mamándome gallo, y como hijueputa me estén mamando gallo, vamos a ver qué pasa Laura. Me importa un culo, a mí me dijeron ‘cuando arregle su problema se viene enseguida’. En serio, Laura, bájale a la mamadera de gallo, no respondo, una vez que dispare, hijueputa, nos ahogamos todos. Te lo juro”.

Y no solo le reclama por el Ministerio del Interior, sino también por la Cancillería. “Quedamos que era la Cancillería o el Ministerio del Interior, los dos te los firmo, pero yo sé que te puede ayudar más a ti el Ministerio del Interior, haciendo equipo sacamos todo… O sea, cuántos meses necesitas tú para (…) saber que Velasco no te va ayudar con la tarea y que vas a perder las elecciones (…). Ya qué importa molestar a Velasco, ya sabes que Velasco no te va a servir porque ya todo el mundo te lo dijo”.

Arremetió contra Velasco

Benedetti – Ministro Luis Fernando Velasco  (enfrentados)Benedetti | Ministro Luis Fernando Velasco (enfrentados) – Foto: Revista Semana

Pero las opiniones de Benedetti sobre el hoy ministro del Interior eran bastante negativas. “Velasco no puso ni un peso, ni hizo una reunión, entonces, toca estar pendiente que el señor no se moleste, pero yo que me joda, como siempre, yo que me joda (…). Yo no entiendo cómo todo el mundo en Colombia dice que yo puedo prestarte a ti una asesoría berraca y tú eres la única que no”.

Como Sarabia no le concretaba nada a Benedetti, de lo que él había hablado con el presidente, se quejaba de las demoras.En la foto Gustavo Petro con Laura Sarabia.En la foto Gustavo Petro con Laura Sarabia. – Foto: Archivo particular

“Había un compromiso de que apenas arreglara mis problemas un día y entonces, ahora que los arreglo, hay que esperar qué pasa con Velasco, siempre me toca hacer cola, es lo que te digo, que uno se emputa, se molesta, falta que tú me digas: ‘Oiga, voy hacer este plan’, a ver qué pasa”.

Pero con los audios se puede inferir que Sarabia le llegó a ofrecer algún cargo en el tema de la paz. “Laura, lo de la paz te dije que no y no es no. (…) Un poco de ministros como si fuera un lavaperros de esos maricones. Además, ya estoy como si yo fuera el que fuera perdiendo 3-0 y van 20 minutos, y solo queda ese cambio, que para no molestar a los jugadores”.

Ese domingo, en el que hablaban con más calma, y Laura parecía ofrecerle a Benedetti lo que quería, hubo cierta calma y el exembajador se puso emotivo.

“Puedo decirte que quedé muy contento de la conversación, que nunca se te olvide que tú y yo ya hicimos historia, no todo el mundo lo sabe o lo supone, o lo dice un poco, pero para que quede en los libros de la historia que tú y yo elegimos presidente contra todo pronóstico. Siempre fuimos un equipo, tú estás tratando por allá, yo por acá y vamos a decir la verdad, tú estuviste conmigo bajo la batuta, ahora yo estaré contigo bajo tu batuta, pero si hacemos equipo, te lo juro que pasamos a la historia como que salvamos esta mierda, que es el Titanic propiamente”.Benedetti –Un barco hundiéndose o (titanic) - SarabiaBenedetti | Un barco hundiéndose o (Titanic) – Sarabia – Foto: Revista Semana

“Y dile al presidente que tú te pones de garante de todo lo que vaya a pasar, o sea te toca, me pregunto yo, perder el culo si yo no hago las cosas bien, le puedes decir, confía en mí, yo soy el garante de que Benedetti no la va a cagar; al revés, vamos a triunfar”.

Cuando Benedetti perdía la paciencia le decía a Sarabia que le estaba tomando el pelo con lo de su regreso a Bogotá.

“No sé por qué tengo un tufillo, una sensación que me diste fue manejo ese día, de lo que pueda hacer o qué, no sé (…). Y ahí vienen las cosas que yo te digo a ti, es que yo fui el que batallé… y tengo que estar pendiente de otros que no hicieron un culo”.

Armando Benedetti le reclama a Laura Sarabia como si lo estuviera presionando con los procesos judiciales que ha enfrentado, algunos de ellos ya cerrados.

“Laura, no me amenaces con que el recurso va pa’ la Corte o no va pa’ la Corte, eso lo decido yo, porque yo estoy a punto de resolver mi problema y esa no es la respuesta. Yo no estoy pidiendo puestos ni un culo, si me quieren echar, me echan. Lo que tú no quieres entender (…), me importa un culo tu puesto, tu puesto se lo debes tú, según tú, a los dioses (…). Yo reclamo un espacio político y ¿por qué tiene que ser en nombre mío?, ¿por qué a mí nunca nadie me ha pedido una hoja de vida?, ¿por qué nunca nadie ha tenido una decencia de decirme allá en Barranquilla, tú vives allá, hijueputa, naciste allá, por qué culos no dicen vamos a ayudar en algo? Todo es desprecio”.

Benedetti acusa a Sarabia, además, de llamar a sus familiares. “Te lo juro que estás de una ingenuidad y una inexperiencia, ahora sí entiendo por qué les va tan mal en el Gobierno, por la inexperiencia e ingenuidad. Y entonces creo que también llamaste a mi papá ayer para asustarlo con el tema jurídico. O sea, Laura, por favor. Laura, estás jugando con profesionales, Laura (…). Qué baja, Laura, qué baja y qué aficionada toda la vida. Llamar a Adelina que estoy pidiendo el Ministerio del Interior para que ella se empute conmigo y entonces yo no pida eso”.Armando Benedetti y Laura Sarabia.Armando Benedetti y Laura Sarabia. – Foto: Semana

“Tú me dices que fuiste muy leal conmigo, que me ayudaste para que no me pusieran preso y llegas a la Presidencia, marica, y como si no me conocieras, le fue mejor a Prada contigo, que nunca trabajó contigo, que no hizo un culo de campaña, le fue mejor a Roy contigo, les fue mejor a todos los ministros que están allá, que no sirven para un culo, ¿cómo así?”.

Plan para elecciones

En la conversación, igualmente, sale a flote que a Benedetti le ofrecieron regresar a Colombia para ser la ficha del Gobierno de cara a las elecciones de octubre.

“Tú lo que me estás diciendo a mí es que entonces ahora lo que voy a hacerme es cargo de otra campaña electoral para que después me patee el culo todo el mundo. No sé. ¿O es que el único puesto donde conservo el fuero es en la embajada? Ahhh, no sabía. No me amenaces que me van a echar, ay, échenme”.

El tema del fuero de Benedetti se volvió importante en la conversación con Sarabia. “Es que yo no estoy pidiendo empleo. Yo no voy a organizar ningún mapa político de nadie. ¿Y es que el único puesto donde conservo mi fuero es en la embajada? O sea, tú lo único que estás corroborando es la humillación que me hiciste ayer y me hiciste antes de ayer (…). Aquí la que tiene el poder y la hijueputa has sido tú”.

Por momentos, Benedetti se escucha suplicante. “Yo lo que quiero es hacer equipo contigo, estoy aburrido en Venezuela, tú sabes que eso no es lo mío. ¿De dónde tú sacas que yo estoy contento y tú eres la que está sufriendo? Yo te lo digo con todo el cariño, es que las cosas tienen un sindéresis y el sindéresis, lo correcto, es que yo estuviera en Colombia, trabajando hijueputa no sé, donde te dé la hijueputa gana. No voy a competir contigo, no quiero competir contigo, no me ofrezcas un cargo del cual yo no tenga potestad. Entonces, mejor dilo, si tú no eres capaz de aceptar de que tú te has portado como una mierda conmigo (…)”.

Y le recuerda la demora en ser atendido en Palacio. “Yo llevo cuatro horas sentado en una silla, me estaba muriendo de rinitis, tú no saliste nunca a un culo, yo llegué a las cinco y a las ocho es que tú haces la llamada, tres horas después (…). Si tú fuiste tan leal a mí, por qué me dejas tirado cuatro horas en una silla, sin irme a preguntar: ¿quiere un café, cómo está usted? Discúlpeme”.

Benedetti le recuerda a Sarabia lo que hizo en campaña. “Discúlpame, ¿pero yo qué he hecho? Me fui para Venezuela, me sacaron de aquí, conseguí 15 millones de barras, que pagara el tiempo de no sé que mondá, te llevé a ti, llevé al hijueputa de Prisa todo, hicimos cien reuniones…, no marica y la jefe de gabinete me recibe a las tres horas, como un culo, no”.

“El Gobierno va mal”

En medio de la pelea de varios días por chat con Sarabia, Benedetti le reclama y le dice que el Gobierno va mal. “Yo no sé como tú no entiendes de que ustedes van en el 30 % en las encuestas y creo que van en 10, pero yo no estoy diciendo que reclamo eso por eso (…). Si me nombras ministro, ¿qué?, ¿te daño el puesto a ti? ¿Te jodo a ti? No señora, nunca te voy a atacar ni un culo, tú fuiste la que perdiste la visión de equipo (…). Yo dije: eso no pasa de seis meses, siete meses, Laura vuelve a ser la misma; no, marica, sigues afianzándote ahí, no arrancan un culo, no gobiernan, no hacen nada, todo hermético, todo una mierda. Yo estoy reclamando un espacio político y verán que haces con ese reclamo. Que es muy en serio”.Gustavo Petro Armando BenedettiGustavo Petro y Armando Benedetti – Foto: Daniel Reina / Juan Carlos Sierra

Hay un fragmento de los audios que llaman mucho la atención y es cuando Benedetti le habla de sus relaciones con Estados Unidos.

“Me sigo acordando de cosas y una de ellas es que tengo excelentes relaciones con el Departamento de Estado, excelentes son excelentes, pero de eso no te puedo contar. Pero no es que me vaya así de espía, ni nada de eso, sino (…) bueno, después te cuento (…), y con la DEA también”. Laura Sarabia, cuando se veía acorralada, le ponía de excusa al presidente, y eso indignaba a Benedetti.

“Si tú no me puedes ayudar, ¿quién me puede ayudar? O si al presidente no le haces entender lo que va a pasar, ¿quién más puede que tú? Así que esa frasecita de que ‘no depende de mí, sino del presidente’, es la frase más tonta y más vieja que he escuchado de todo en política. Llegamos a un acuerdo y se puede hablar con el jefe y vuelven y desarman el acuerdo y vuelven y hacen el acuerdo y el jefe dice que sí y ella que no. Esa maricada no me la vayas a aplicar a mí porque nos la han aplicado en los 20 años de política”.

Benedetti no dejaba de advertirle a Sarabia que se podían joder todos. “Hijueputa, si no, nos jodemos todos, no me jodas más, dame una hijueputa solución, es que no te estoy diciendo que me la busques ya, pero tú me puedes decir: ‘Deme diez días para tal cosa o deme 25.000 días o deme un siglo’, pero esa maricada de que no se puede, voy a pensar, o sea no tienes plan de un culo, que mi puesto que no se qué, que Velasco, que no se puede, ¿quieren ganar las putas elecciones? Hay que empezar ya, no las quieren ganar, entonces no las ganen, entonces dime: ‘Vea, yo no quiero darle a usted ningún puesto, ¿cómo negociamos?’, pero no me mames más gallo, te lo juro”.

El exembajador le dijo a Sarabia que había expectativa con su regreso a Bogotá y que hasta el Departamento de Estado se había comunicado con él. “El día que hiciste cambios de ministros, todo el mundo (…), hasta el Departamento de Estado me llamó, eso significa que no es como tú dices, la gente de alguna u otra forma estaba esperando que volviera”.

Hay un tema espinoso en los audios, del que poco se atreven a hablar, pero que en medio de la pelotera entre Benedetti y Sarabia, quedó planteado. “Y por el tema de las libertades individuales, nuestro jefe tiene más problemas que uno, pero bueno…, así que nunca debiste haber dejado que me descalificaran por eso, pero con lo que me acabas de decir (…), más rápido me arranco de aquí”.

Benedetti se veía muy preocupado en los audios por el futuro de las elecciones. “Por otro lado, si no hay quién participe en política, pues vamos a perder, y entonces cuando daban puestos a los (…), ahí sí no es nada malo, es que no voy a intervenir en política, yo lo que voy a hacer es un acuerdo con los gobernadores. O sea, que cuando daban puestos entonces sí, sí está permitido por algunos funcionarios. Además, eso no era mi interés, tú fuiste la que me dijiste (…) que yo fui el que te enseñé, cómo las vas a perder”.

Tal vez una de las críticas más agudas que Benedetti le hizo a Sarabia ocurrió al día siguiente que Petro borró el tuit cuando informó que la fuerza pública había encontrado con vida a los cuatro menores de edad que sufrieron un accidente en una avioneta en la selva del Guaviare.

“Laura, yo sé que a ti no te gusta que te den consejos, pero voy a intentar. El presidente sale como un loco ayer y juega con una vaina de víctimas y tal, para una vaina de política de cuatro niñitos, ¿verdad? Resulta que hoy queda ya claro que eso no es así, entonces sale la Aeronáutica, como si fuera de otro gobierno, de otro país, jodiendo al presidente. Lo que había que hacer, o el presidente o tú, tú, tú, has debido salir. Tú eres mujer, eres mamá, ¿me entiendes? Has debido salir a decir: vea, la Aeronáutica dice que encontraron esto de la avioneta (…), la Aeronáutica, como una apéndice, o algo, no ustedes, está dejando como un loco al presidente y mira en lo que quedó”.

“A ver, Laura, no sé si me explique bien o no, vi el Twitter de que el man lo borró, quedó como un loco, como un huevón, tratando de sacarles partido político ayer a unos niños y que además no los han encontrado (…). El man se equivocó (…), ok, entonces, el inteligente es ahora Federico Gutiérrez, hey, los niños y tal. Marica, hasta se ganó la lágrima mía, estamos hablando del presidente de la República, la cagó ayer, hoy la vuelve a cagar cuando borra, pero además el problema no es ese, el problema es la Aeronáutica Civil, sale una entidad como si fuera una apéndice, como si fuera un eslabón de otra cadena que no es la del Gobierno a decir tal vaina. Esa noticia tenía que haberla dado el propio presidente o tú, jefe [de] gabinete, que ya te conoce el país, que eres mujer, que tienes un niño y te pones hijueputa con cara de lástima a decir: ‘Pasó esto y ya’. Tú controlas ahí el daño, no es que te vayas a quitar el daño; lo de Federico Gutiérrez, si no lo entiendes, no es que el tipo se ablandó, sino que te que están culeando”.

“No entiendes lo de Federico Gutiérrez, es que te están culeando, tú crees que lo hicieron tan bien que el señor aplaudió, no marica es suicidio, métanse una pastilla de cianuro cada uno. Te está culeando, te está dejando en evidencia, que vales verga. Entonces tú no puedes creer que ‘hasta Federico Gutiérrez’, te está culeando, está haciendo campaña”.

Benedetti fue muy reiterativo en cobrarle a Laura que, gracias a él, había llegado a la campaña de Petro. “Claro que todo me lo debes a mí, por yo haber nacido además, porque yo soy el que te llevo a donde Petro. Soy el que te doy a conocer, ¿o alguien te hubiera pasado al teléfono si tú hubieras llegado sola a donde Petro? Ni una sola persona”.

El exembajador se enfureció con los artículos de prensa en los que Sarabia lo desconocía. “Ahora te voy a mandar un artículo ahí, tú estás quedando como una tonta, eres el hazmerreír delante de todo el mundo, eh Laura, de los poderosos (…); estás hecha una ‘cagá’ para que sepas. Y ahora te voy a mandar un artículo ahí, para que veas que yo sí te quiero ayudar; como yo ayudo y tú diciendo huevonadas, una tonta, estás hecha una idiota”.

Benedetti cuestionó las entrevistas de Sarabia en El Tiempo, en el que dijo que quería ser presidenta, y El País, de España.

“Nadie tiene mi teléfono y tengo ocho mensajes diciendo lo malagradecida, que lo eres, ya lo sabíamos, de todo, no sé a ti qué te pasó. Tú crees que sin mí hubieras llegado a trabajar con Petro. Acabas de destaparte, menos mal te destapaste sola. Los senadores Lidio García, todos, hablando de tu deslealtad y de todo, entonces, ¿llegaste porque Juan la Verga, qué? Yo te lo dije el otro día: tú no me conoces a mí (…)”.

“Llevas seis meses, seis meses, tratando de decir que no tienes nada que ver conmigo, deja de ser tan estúpida. De verdad que eres una estúpida, Laura, nunca había visto una cosa igual, seis meses (…); por mí, tú nunca diste una idea para la campaña, tú lo que eres es una vieja eficiente, de hecho, vas 30 % en las encuestas. Todo lo que está pasando es culpa tuya, porque como estás gozando de las mieles del poder (…), no estás haciendo un culo, no has hecho una verga (…). Te juro que me da es risas, estás más chiquitica de lo chiquitica que tú eres, en la cabeza”.

“Te escogió Verónica”

Benedetti le recrimina constantemente a Sarabia por negarlo. “O sea, ‘no tuve nada que ver con él’; no, no, seguramente tú, Laura Sarabia, te hubiera pasado todo, no te hubiera pasado nadie al teléfono, y eras eficiente de las cosas que a mí se me ocurrían nada más, y ahora como a mí no se me ocurre nada estás siendo eficiente pa’ un culo, pa’ acabar con el Gobierno, pa’ acabar con todo. Un poco de ministros güevones ahí, crees que porque Prada y el canciller te decían que eras la verga…, ve fuera de Bogotá para que veas lo que están diciendo de ti”.

Benedetti sacaba sus propias conclusiones. “Ahora sí ya entendí por qué no me quiere llevar para Colombia, porque te voy a quitar tu hijueputa puesto, te lo puedes meter por el culo, porque ese puesto no lo coge nadie sino los perdedores como ustedes”.

“Me acaban de escribir esto con lo cual estoy de acuerdo, en qué tú estabas obsesionada conmigo, ‘yo tengo lo que Benedetti debía tener’, ‘ay, yo hago lo que Benedetti quería hacer’, nada mija, eres la pendeja del conjunto residencial ese cagado en donde vivías y ahora eres hijueputa (…) en todo el país”.

Finalmente, de los audios se desprende otra revelación y es quién nombró a Sarabia como jefe de gabinete, según Benedetti.

“En lo único que tienes razón, pero tú cabecita chiquitica, como tú eres chiquitica no entiende, es que es verdad, yo no tuve nada que ver, tú no eres cuota mía, yo a ti no te recomendé, tampoco te escogió Petro, te escogió Verónica, y ya sabes por qué”.