[VIDEO] “EL PEOR LUGAR DEL MUNDO”: El nuevo documental de Olavarrieta sobre los niños con cáncer

@DolarToday / Jul 1, 2021 @ 7:00 am

[VIDEO] “EL PEOR LUGAR DEL MUNDO”: El nuevo documental de Olavarrieta sobre los niños con cáncer

El periodista expuso el caso de Geremy, un joven oriundo del pueblo El Pao de Zarate, que debe viajar todas las semanas a Caracas para recibir tratamiento

Por El Cooperante

El periodista venezolano Luis Olavarrieta publicó el lunes su nuevo documental “El peor lugar del mundo” que expone la realidad de los niños con cáncer que viven en el interior del país.

Lea también: Peseiro se pronuncia tras eliminación de Venezuela: “Regresamos con tristeza pero orgullosos”

En el materia audiovisual, Olavarrieta narra la historia de Geremy, un joven de 15 años de edad, oriundo del pueblo El Pao de Zarate, estado Aragua, donde las paredes están “tatuadas con las promesas incumplidas de sus gobernantes”.

“Geremy es un niño que creció en un entorno difícil, pero ha sabido refugiarse junto a sus amigos en las bondades de su tierra”, explicó.

Según Olavarrieta, el joven aragüeño con metástasis en sus pulmones se vio obligado a trasladarse al Distrito Capital para recibir atención médica tras ser diagnosticado con cáncer.

“Geremy debe viajar cada semana a la capital para cumplir con su tratamiento de quimioterapia. Salir de su pueblo se ha convertido en una pesadilla y, tal vez por eso, él considera a Caracas como ‘El peor lugar del mundo’”, apuntó.

En el documental, el comunicador muestra la travesía de Geremy para salir de su localidad, donde a falta de transporte público debe subir a un camión de frutas para llegar al Mercado de Coche en Caracas y posteriormente, subir a varios autobuses.

“Los camiones de frutas son el único transporte público y aunque es ilegal, para muchos es la única salida”, precisó Olavarrieta.

La madre del joven afirma que la crisis de la gasolina impide que sus conocidos le presten un vehículo para viajar a Caracas.

“No hay transporte, no hay carro. Me pueden prestar un vehículo, pero no hay combustible. Siempre me dicen que tengo que conseguir la gasolina”, señaló.

Para Geremy, quien fue amputado de una pierna, el viaje es agotador y el progreso de la capital “se entiende como el ruido y estrés del lugar donde empezó su proceso de sufrimiento”.

“Él no odia Caracas. Simplemente desprecia tanta injusticia, la pesada y tortuosa travesía y estar en un lugar que no le pertenece para poder sobrevivir”, puntualizó Olavarrieta.

El comunicador asegura que como Geremy cientos y hasta miles de pacientes con cáncer infantil viajan a la capital, haciendo un “esfuerzo titánico” para lograr vencer las dificultades que el trayecto y la enfermedad implican.

*