Warren Buffett explicó hace 37 años una verdad brutal que la mayoría de la gente nunca aprende

@DolarToday / Apr 10, 2021 @ 1:00 pm

Warren Buffett explicó hace 37 años una verdad brutal que la mayoría de la gente nunca aprende

“Esta es una historia sobre una verdad clave que Warren Buffett explicó hace años, y sobre la que reflexioné recientemente mientras revisaba mi libro electrónico gratuito, Warren Buffett predice el futuro” , asegura Bill Murphy, columnista de Inc.

Infobae

La reflexión explica el valor increíblemente alto de una sola acción de la empresa de Buffett, Clase A de Berkshire, que ayer cerró en USD 400.000 la acción, lo que la convierte, con diferencia, en la de mayor precio que cotiza en bolsa.

¿Por qué las acciones de clase A de Berkshire son tan caras? (vale más que el precio medio de una vivienda unifamiliar en Estados Unidos, que era de USD 315.900 a finales de 2020)-

Es cierto que es una empresa legítimamente valiosa (aunque ni de lejos la más valiosa), pero la respuesta se encuentra en que Buffett se empeña en no dividir nunca las acciones. Pero, por qué es tan inflexible en este último punto.

Algo que Buffett escribió hace 37 años – en la carta a los accionistas que publicó en 1984- incluye una explicación interesante: “La clave de un precio racional de las acciones son los accionistas racionales. Queremos a aquellos que se consideren propietarios de empresas y que inviertan en ellas con la intención de quedarse mucho tiempo”. Y agregó: “Si dividiéramos las acciones o tomáramos otras medidas centradas en el precio de las acciones y no en el valor de la empresa, atraeríamos a una clase de compradores inferior a la clase de vendedores”.

La reflexión se basa en el valor intrínseco de la acción, pero también en cómo podría reaccionar la gente en función de su valor percibido.

Berkshire cotizaba a unos USD 1.300 por acción cuando Buffett escribió eso, así que, aunque era cara, quienes compraban acciones en 1984 podían permitirse el gasto. Eso ya no es exacto en lo que respecta a las acciones de clase A de Berkshire, pero en 1996, Buffett creó una segunda clase de acciones, la clase B de Berkshire, en parte para abordar esta cuestión. Esas acciones cotizan a un nivel mucho más realista: unos USD 266.

La Clase A de las acciones de Berkshire cotizan en USD 400.000

Para entender esto ahora, hay que tener en cuenta el grado de vinculación entre Buffett y Berkshire. Con más de 50 años al frente de la empresa, es el consejero delegado que más tiempo lleva en el S&P 500. De hecho, admitió que su sentido de autoestima está ligado al precio de las acciones de Berkshire. “Mi ego está envuelto en Berkshire. No hay duda de ello”, dijo a un periodista hace años, cuando Berkshire cotizaba a unos USD 3.900 por acción, y más tarde, a la biógrafa Alice Schroeder le reforzó la idea: “Puedo orientar toda mi vida por el precio de Berkshire”.

Está claro que Buffett ve el alto precio de las acciones como un activo de marketing que hay que aprovechar, no como un reto que hay que superar.

“Y, aunque casi nadie más se enfrenta al problema exacto que él tiene sobre el precio de las acciones, apuesto a que usted pasa mucho tiempo en su empresa pensando en los precios que debe cobrar por diversos productos y servicios. El precio puede reflejar el valor, pero también puede – probablemente más a menudo, si somos sinceros – reforzar la percepción del valor. Es una verdad brutal que mucha gente no acaba de entender”, analiza Murphy.

El autor da tres consejos a partir de la reflexión de Buffett:

1- Sea lo que sea que vendas, cuando pienses en el precio, imagina lo que pasa por la mente de un nuevo cliente potencial cuando se da cuenta de que eres la mitad de caro -o el doble- que un competidor.

2-Piensa en un autónomo que ofrece sus servicios a USD 35 la hora, sin saber nada más sobre él, está enviando una señal muy diferente a la de un competidor que vende sus servicios a 100 o 250 dólares la hora.

3- O bien, piensa en un fabricante que vende productos a USD 200 por artículo, en un mercado con competidores que venden a 150 y 250 dólares. Los clientes suponen, al menos al principio, que hay una diferencia de valor correspondiente. Pero es tan probable que la percepción del valor se derive del precio como que el precio se derive del valor real.

“Volviendo a Buffett, imagínese cómo los inversores ocasionales podrían verlo de manera diferente, si no fuera por el hecho de que su empresa ahora cotiza a aproximadamente 35.000 veces lo que hizo cuando la compró por primera vez en la década de 1960”, apunta Murphy.

Es que Berkshire, con un desdoblamiento de acciones -en el que cada una se vendiera por una milésima parte de su precio actual-, valdría exactamente lo mismo. “Pero la gente no siempre es racional. Y, además, muchos de ellos no son muy buenos con las simples matemáticas”, agrega.

Eso es algo que hay que tener en cuenta cuando se piensa en el precio y el valor. Las partes interesadas racionales, como quería Buffett en 1984, pueden ser maravillosas, pero las conexiones emocionales pueden valer mucho más de lo que los números podrían sugerir.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*