WeWork admite una «duda sustancial» sobre su viabilidad

0
448

WeWork, la reconocida empresa de alquiler de oficinas y espacios de coworking, ha informado de una disminución significativa en sus pérdidas durante el segundo trimestre del año. Según el informe presentado por la compañía, registraron pérdidas por un total de 349 millones de dólares (318 millones de euros), lo que representa una reducción del 39,5% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, WeWork ha advertido sobre la incertidumbre de su continuidad como negocio en marcha.

La empresa reconoce que la viabilidad de su negocio depende de la ejecución exitosa de su plan para mejorar la liquidez y la rentabilidad en los próximos 12 meses. Para lograrlo, se propone reducir los costos de alquiler y arrendamiento a través de una reestructuración y la negociación de condiciones más favorables. Además, WeWork tiene como objetivo aumentar sus ingresos al reducir la rotación de miembros y aumentar las ventas, así como controlar los gastos y limitar la inversión. También está considerando la posibilidad de levantar capital adicional mediante la emisión de títulos de deuda o de capital, o a través de la venta de activos.

En cuanto a las cifras del segundo trimestre de 2023, WeWork reportó ingresos por un total de 844 millones de dólares (769 millones de euros), lo que representa un aumento del 3,5% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, los gastos aumentaron un 5,6%, alcanzando los 1.195 millones de dólares (1.089 millones de euros).

En lo que respecta al primer semestre del año, WeWork registró pérdidas por un total de 613 millones de dólares (559 millones de euros), en comparación con los 1.012 millones de dólares (923 millones de euros) del mismo periodo en 2022. Por otro lado, los ingresos aumentaron un 7,1%, alcanzando los 1.693 millones de dólares (1.543 millones de euros).

David Tolley, consejero delegado interino de WeWork, comentó que, a pesar de un entorno operativo desafiante, la empresa ha logrado un sólido crecimiento en los ingresos y mejoras significativas en la rentabilidad. Sin embargo, atribuye la mayor rotación de miembros y la demanda más débil de lo esperado a factores como el exceso de oferta en inmuebles comerciales, el aumento de la competencia en el sector de espacios flexibles y la volatilidad macroeconómica.

Las acciones de WeWork, que comenzaron a cotizar en el Nasdaq en octubre de 2021 a través de BowX Acquisition, una empresa de adquisición de propósito especial (SPAC), experimentaron una caída del 15,78% en la sesión «after hours» del martes, lo que anticipa fuertes caídas para el miércoles.

Cabe recordar que WeWork, que en algún momento llegó a tener una valoración de casi 50.000 millones de dólares (45.588 millones de euros), tuvo que cancelar su salida a bolsa en septiembre de 2019, poco después de que Adam Neumann, uno de los cofundadores, decidiera renunciar como consejero delegado.