2,4 millones de personas votaron en las primarias opositora en Venezuela

0
362

La Comisión Nacional de Primarias en Venezuela anunció que más de 2,4 millones de personas participaron en las elecciones primarias de la oposición. María Corina Machado, una destacada líder liberal, se alzó con una victoria aplastante en este proceso. Sin embargo, el chavismo ha denunciado fraude y ha asegurado que las cifras fueron infladas.

En el último boletín emitido por la Comisión Nacional de Primarias, se informó que se contabilizaron un total de 4.688 actas, lo que equivale a 2,3 millones de votos emitidos dentro del país y 132.780 votos en el extranjero. Machado obtuvo el 92,35% de los votos, lo que representa aproximadamente 2,25 millones de votos, seguida por Carlos Prosperi, quien denunció irregularidades en el proceso, con 112.523 votos, según el boletín.

El resto de los candidatos obtuvo entre 1.300 y 15.000 votos. Machado expresó su gratitud por la participación masiva en las primarias y destacó el compromiso de los venezolanos con la democracia y el futuro del país. Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro, su vicepresidenta Delcy Rodríguez, el jefe del Parlamento Jorge Rodríguez y el dirigente Diosdado Cabello han desestimado estos números.

Jorge Rodríguez calificó de «barbaridad» las cifras presentadas por el presidente de la Comisión Nacional de Primarias, Jesús María Casal, y estimó que la participación fue de menos de 600.000 personas. Además, Rodríguez acusó a la oposición de inflar el número de participantes y usurpar la identidad de 2,5 millones de venezolanos.

Es importante destacar que estas elecciones primarias fueron autogestionadas y no contaron con la participación del Consejo Nacional Electoral (CNE). Después de meses de evasivas, el CNE propuso posponer el evento un mes antes de su realización para poder organizarlo adecuadamente. El voto y el escrutinio se realizaron de forma manual.

Jorge Rodríguez también denunció una violación al acuerdo político firmado en Barbados con la oposición, que estableció las elecciones presidenciales para el segundo semestre del próximo año con la observación de la Unión Europea y otros actores internacionales.