Australianos jubilados pasaron 500 días en el mar después de reservar 51 cruceros seguidos: “Es más barato que una casa de retiro”

0
434

Una pareja de jubilados australianos se convirtió en las estrellas del mar mientras pasaban casi 500 días navegando alrededor del mundo después de reservar 51 cruceros consecutivos.

Marty y Jess Ansen se embarcaron en su viaje maratónico el pasado mes de junio cuando abordaron la Coral PrincessDurante el año y medio siguiente pasaron sus días bailando, comiendo, haciendo “amigos para toda la vida” y viendo mundo.

“Al final le dije a mi agente (de viajes): ‘Mira, lo que venga, resérvalo’”, dijo Marty a A Current Affair . La pareja afirma que es más barato viajar alrededor del mundo durante dos años que pagar una casa de retiro.

Marty y Jess Ansen emprendieron su primer crucero el 16 de junio de 2022, después de dos largos años de estrictos bloqueos por covid-19 en Australia. Aún no han parado, reservando un total de 51 viajes hasta el momento.

Sintieron que se habían perdido varios años de diversión en medio del estricto bloqueo australiano, idearon un plan para pasar sus días de vacaciones. “Al final le dije a mi agente: ‘Mira, lo que venga, resérvalo’ y así fue como llegó a ser un crucero tan largo”, dijo Marty.

La pareja tiene todas sus comidas incluidas en el precio del tiquete y logra saltarse las tareas diarias gracias a un equipo de personal a bordo que limpia su habitación, según narra The Mirror.

A principios de este año, los miembros del equipo, que según Marty y Jess se han convertido en “como una familia”, hicieron todo lo posible para ayudar a la bisabuela a celebrar su cumpleaños.

Para que puedan disfrutar de una cerveza fría o dos en cubierta y disfrutar plenamente del buffet del barco, Marty y Jess comienzan cada día con una hora de vigorizante ping-pong. En las próximas semanas la pareja navegará por Hawaii.

Jess disfruta especialmente de los bailes de salón y del hula, mientras que a Marty le gusta hacer “amigos para toda la vida”.

“Ahora ya no tenemos que lavarnos ni hacer la cama”, dijo Marty con entusiasmo. “No sabemos cómo hacerlo porque no lo hemos hecho durante mucho tiempo, así que ahora tenemos que permanecer a bordo sólo para seguir con vida”, bromeó.