Carta abierta a la Plataforma Unitaria, a militares venezolanos y a votantes opositores

0
244

El Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia asiste a la reunión del G20, pero sigue defendiendo el marxismo como su ideología. A pesar de estar en medio de una guerra, el canciller decide viajar a Cuba y Venezuela para evitar la comunicación electrónica y transmitir instrucciones importantes en persona.

Esta decisión es inusual, ya que debería estar ocupado con asuntos militares. Sin embargo, parece que el canciller prefiere la comunicación cara a cara debido a su temor a la interceptación electrónica. Aunque esto puede ser comprensible, la comunicación electrónica es una parte integral de la vida moderna en todo el mundo. Sería preocupante si el miedo a la interceptación electrónica llegara a afectar nuestro sistema de vida actual.

El viaje a Caracas puede tener motivos más importantes que los anunciados oficialmente. Podría ser para brindar apoyo a Maduro, dar órdenes militares o incluso influir en las próximas elecciones. La prensa tiende a llenar sus informes con información innecesaria, pero lo que queda claro es que Cuba es el aliado más importante de Rusia en América Latina y el Caribe.

Rusia ha desarrollado múltiples aplicaciones de comunicación electrónica que pueden utilizarse para desmantelar fuentes de información en cualquier parte del mundo. Además, han mejorado las técnicas de manipulación electoral mediante el uso de máquinas de conteo más caras pero menos confiables. Esto ha llevado a que muchos países regresen al conteo manual de votos para evitar escándalos electorales.

No estamos solo en guerra en Ucrania, Medio Oriente, Irán e Iraq. Rusia también está librando una guerra electrónica capaz de alterar los medios de información. Han intentado influir en las elecciones de Estados Unidos mediante piratería informática y han logrado acceder a bases de datos electorales en algunos estados. Esta nueva fortaleza electrónica brinda a Rusia una ventaja sin precedentes en el campo de la guerra cibernética.

Debido a todo lo anterior, es comprensible que no se pueda confiar en las máquinas de conteo electoral. Muchos países están volviendo al conteo manual de votos, que es más seguro y confiable. No debe haber prisa en el proceso de conteo, ya que es una responsabilidad crucial para el país. Los observadores internacionales, así como los medios de comunicación, pueden ser testigos confiables del conteo.

Sin embargo, el conteo manual solo puede ser efectivo si las autoridades son democráticas o si los militares venezolanos no afines al gobierno de Maduro garantizan un proceso justo y transparente.