Colombia y Bolivia rompieron con Israel, mientras Irán fortalece cooperación militar en Cuba, Nicaragua y Venezuela

0
287

En medio de una creciente preocupación por las relaciones internacionales de América Latina, se destaca la actitud del presidente de Colombia, Gustavo Petro, quien ha lanzado mensajes antisemitas y ha roto relaciones con Israel. Mientras tanto, las tiranías de Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela abren sus brazos a Irán, formando una inquietante alianza que también guarda silencio sobre la invasión rusa en Ucrania.

El ministro de Defensa de Irán, Mohammad Reza Ashtiani, ha destacado la importancia de los países latinoamericanos en la política exterior y de defensa de su país. Según él, Suramérica es un tema trascendental y sensible para Irán, lo que demuestra el interés estratégico que tienen en la región.

Bolivia ha roto relaciones diplomáticas con Israel y ha firmado un acuerdo de cooperación con el Ministerio de Defensa de Irán. Además, ha mostrado interés en adquirir drones iraníes para mejorar la seguridad fronteriza. La ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, ha revelado que Bolivia ha recibido más de 700 miembros de la Fuerza Quds de Irán, el brazo armado élite del Estado Islámico iraní.

El régimen boliviano también ha establecido una Escuela Antiimperialista para las fuerzas armadas latinoamericanas, en la que participan expertos militares de Irán, Cuba y Rusia. Esta iniciativa busca fortalecer los lazos entre los regímenes autoritarios y promover una visión antiimperialista en la región.

Venezuela también ha estrechado lazos con Irán, buscando promover una mayor cooperación petrolera y comercial entre ambos países. El dictador Nicolás Maduro ha expresado su deseo de incrementar los vuelos entre Venezuela e Irán, fomentando el turismo y la colaboración científico-tecnológica. Además, se han firmado 25 acuerdos bilaterales en sectores como petroquímica, transporte y minería, con el objetivo de ampliar las exportaciones y la producción de hidrocarburos.

Cuba e Irán también han fortalecido su relación, firmando acuerdos en áreas como telecomunicaciones, tecnologías de la información y servicios portátiles. Ambos países han destacado el fortalecimiento de los intercambios entre sus respectivos Ministerios de Justicia y autoridades aduaneras.

En cuanto a Nicaragua, se ha informado que ha discutido estrategias para fortalecer la cooperación militar con Irán. Aunque los regímenes de Teherán y Managua solo han publicitado acuerdos comerciales y tecnológicos, datos de la CIA revelan que existe una preocupante cooperación militar entre ambos países.

La situación en América Latina es cada vez más preocupante, ya que regímenes autoritarios como Rusia, China e Irán avanzan sin freno en la región. La reciente decisión de Gustavo Petro de alinearse con los agresores de Israel debilita la democracia y abre las puertas al antisemitismo, el terrorismo y la violencia. Esto representa una amenaza para la paz y la seguridad de la región.

Es evidente que Irán está ampliando su influencia en países como Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia. Esta expansión es un peligro latente que debe ser detenido antes de que sea demasiado tarde. La región se encuentra en riesgo, y es necesario tomar medidas para garantizar la paz y la seguridad.

En resumen, la alianza entre los regímenes autoritarios de Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela con Irán representa una preocupación para la región. Mientras tanto, la actitud del presidente colombiano, Gustavo Petro, debilita la democracia y abre la puerta a riesgos potenciales. Es necesario tomar acción para contrarrestar esta situación y garantizar la paz y la seguridad en América Latina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí