Cómo los narcotraficantes desatan la violencia y el caos en Ecuador

0
328

El asesinato de un candidato presidencial que centró la atención mundial en el extraordinario derramamiento de sangre en el país, alimentado por poderosos grupos criminales nacionales e internacionales.

Cuando el puerto más activo de Europa anunció recientemente el descubrimiento de casi nueve toneladas de cocaína escondidas en un cargamento de plátanos (su mayor incautación de narcóticos ilegales) incluyó un detalle que ya no era sorprendente. El envío no procede de Colombia o Perú, los mayores productores de cocaína de América Latina, sino de Ecuador, la pequeña nación situada entre ellos.

Ecuador ha luchado durante años contra el narcotráfico debido a su ubicación geográfica, fronteras bastante porosas y sus principales puertos en el Océano Pacífico.

Pero en los últimos años la situación ha empeorado mucho.

Un sistema penal superpoblado, corrupto y mal financiado se ha convertido en un caldo de cultivo para las bandas carcelarias que han formado alianzas con poderosos cárteles de la droga extranjera.

Estos ingredientes que han ayudado a hacer de Ecuador un actor cada vez más importante en el tráfico mundial de drogas también han desatado una extraordinaria ola de violencia, transformando la vida de millones de ecuatorianos comunes y corrientes. Ahora ha atraído la atención internacional con el asesinato de un candidato presidencial justo cuando el país se prepara para votar el siguiente domingo 15 de ocrubre.

El, Fernando Villavicencio , había advertido repetidamente sobre vínculos entre bandas de narcotraficantes y funcionarios y políticos del gobierno, y días antes de su asesinato había hablado públicamente sobre candidato de un grupo criminal local.

Su asesinato ha dejado al país de 18 millones de habitantes tambaleándose, contribuyendo a que la seguridad sea una de las principales preocupaciones entre los presionados y dejando a muchos ecuatorianos preguntándose cómo su país, que alguna vez fue un oasis relativamente pacífico en una región turbulenta, se convirtió en un campo de batalla y un lugar donde un político podría ser asesinado. a plena luz del día.

Una persona con gorra porta una gran bandera ecuatoriana cerca de una pared pintada de rojo, blanco y azul, mientras una pequeña multitud se arremolina.  En primer plano, una persona mira un teléfono móvil.
Los partidarios del candidato presidencial Fernando Villavicencio se reunieron la semana pasada después de su asesinato en Quito, la capital.Crédito…Johanna Alarcón para The New York Times

Ana Vera, de 44 años, ama de llaves en Quito, la capital, dijo que la escalada de violencia la había convertido en una especie de reclusa. “Vas de casa a tu trabajo y nada más”, dijo.

Las raíces de los problemas de Ecuador se encuentran en gran medida en un mercado de drogas cambiante y un gobierno mal equipado para manejarlo.

De hecho, la tasa de homicidios de Ecuador se redujo durante el gobierno del expresidente Rafael Correa, que gobernó de 2007 a 2017, gracias a una mayor vigilancia policial y un aumento de las materias primas que ayudó a sacar a millones de personas de la pobreza. .

Pero Correa, en 2009, también decidió no extender el contrato de arrendamiento de una base militar estadounidense en la ciudad portuaria de Manta utilizada para volar aviones para interceptar drogas, y cortó los vínculos con la agencia internacional de narcóticos del Departamento de Estado de Estados Unidos. .

La expulsión de las fuerzas estadounidenses obstaculizó la capacidad de Ecuador para controlar su frontera norte con Colombia y facilitó la distribución de drogas en el país, según un ex oficial antiterrorista y antinarcóticos ecuatoriano que pidió no ser identificado porque regresaba al servicio del gobierno.

El sucesor de Correa, Lenín Moreno, dio prioridad al pago de la deuda externa del país e impuso medidas de austeridad y recortes presupuestarios que debilitaron aún más el aparato de seguridad de la nación.

Eliminó agencias gubernamentales, incluido el Ministerio de Justicia, y recortó el gasto en vigilancia y prisiones, sectores considerados “prescindibles” en un país que había sido pacífico durante mucho tiempo, según Glaeldys González, quien investiga Ecuador para International Crisis Group.

Una escena callejera con soldados armados y enmascarados en la parte trasera de un vehículo o parados en la acera mientras una pareja pasa.
Soldados patrullando Durán, un suburbio de Guayaquil, Ecuador, dominado por grupos vinculados al narcotráfico.Crédito…Víctor Moriyama para The New York Times

En la vecina Colombia, el gobierno firmó un acuerdo de paz histórico en 2016 con el grupo rebelde más grande del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que controlaba gran parte del tráfico de drogas.

Cuando el grupo se desarmó, abrió el negocio del narcotráfico y dio lugar a nuevos grupos y rutas, dijo González.

Algunas facciones de las FARC que se negaron a firmar el acuerdo de trasladar sus negocios a Ecuador, donde podían seguir operando lejos de la atenta mirada del gobierno colombiano.

Ecuador había sido durante mucho tiempo un centro de tránsito para drogas provenientes de Colombia y Perú, pero después de 2016, grupos locales se involucraron en la fabricación y distribución, uniendo fuerzas con cárteles mexicanos e incluso albaneses.

En tres años, Ecuador se había convertido en el principal exportador de cocaína a Europa, según una agencia europea de vigilancia de drogas, donde el uso de la droga ha ido en aumento.

Una semana antes del asesinato de Villavicencio los Países Bajos anunciaron la incautación récord en Rotterdam, el puerto más grande de Europa, de cocaína procedente de Ecuador por valor de 660 millones de dólares.

Varias filas de cocaína están empaquetadas en bolsas de plástico y colocadas en el suelo de una instalación.
Casi nueve toneladas de cocaína escondidas en un cargamento procedente de Ecuador fueron incautadas en el puerto holandés de Rotterdam, anunciaron las autoridades la semana pasada.Crédito…Aduanas de los Países Bajos

Grupos nacionales y extranjeros se aprovecharon de un país cuya capacidad para enfrentar el narcotráfico había sido socavada por los recortes en la policía y el ejército, un sistema judicial débil y un sistema penal dirigido en gran medida por pandillas.

Una economía que utiliza dólares como moneda local y controles financieros débiles también facilitan el lavado de dinero del narcotráfico.

“No existía un marco institucional como el que existe en los países que han tenido que enfrentar este problema”, dijo la Sra. González, “porque nunca había sido un problema en Ecuador”.

Para complicar las cosas, muchos policías, militares y funcionarios penitenciarios han estado vinculados al tráfico de drogas. Estados Unidos ha revocado las visas de numerosos funcionarios de alto nivel, incluidos comandantes de policía, debido a vínculos con el narcotráfico.

Hoy en día, al menos tres grandes grupos criminales internacionales operan en Ecuador: los dos cárteles más poderosos de México, Sinaloa y Jalisco Nueva Generación; así como un grupo europeo que la policía llama la mafia albanesa.

“Ya no nos enfrentamos a delincuentes comunes sino a los cárteles de la droga más grandes del mundo”, dijo el año pasado el presidente Guillermo Lasso de Ecuador.

Por muy influyentes que hayan sido estos grupos en el descenso de Ecuador hacia los asesinatos y secuestros impulsados ​​por las drogas, sus cárceles también han desempeñado un papel central, sirviendo como cuarteles generales de las pandillas y centros de reclutamiento.

La población carcelaria de Ecuador aumentó a 40.000 reclusos en 2021 desde 11.000 en 2009, impulsada por una política adoptada durante el gobierno de Correa que mantiene a los acusados ​​en prisión hasta su juicio, así como castigos más severos para los narcotraficantes de bajo nivel. .

“Se llenan estas cárceles con gente que necesita sobrevivir allí”, dijo Max Paredes, quien se enfoca en drogas para un grupo de investigación ecuatoriano. “Muchos eran rechazados por sus familias por su consumo de drogas y la única forma de sobrevivir era formar parte de las pandillas”.

Un grupo apretado de soldados enmascarados y vestidos de camuflaje se encuentran afuera de una prisión azul y crema en Guayaquil, Ecuador.
Soldados este mes afuera de una prisión en Guayaquil, que ha sido afectada por gran parte de la violencia relacionada con las drogas.Crédito…Gerardo Menoscal/Agencia France-Presse — Getty Images

Una unidad especial de inteligencia creada en 2015 para recopilar información sobre el tráfico de drogas en las cárceles dio privilegios a ciertos reclusos a cambio de información. La práctica provocó más incautaciones de cocaína fuera de las prisiones, pero también aumentó el poder de las pandillas, dijo Jorge Núñez, un antropólogo que ha estudiado el sistema penitenciario ecuatoriano durante 20 años.

El negocio de las drogas en Ecuador se volvió más volátil en 2020, cuando el líder del cartel nacional más poderoso, Los Choneros, fue asesinado, lo que fragmentó la organización y desató una intensa lucha por el control del mercado, dijo González.

Los Choneros era el grupo que, según Villavicencio, lo había amenazado.

Al mismo tiempo, el gobierno de Ecuador ha fracasado en gran medida en tomar ni siquiera rudimentarias para abordar la crisis de seguridad, dijo Carla Álvarez, investigadora de seguridad en el Instituto de Estudios Nacionales Avanzados en Quito.

Muchos agentes de policía no portan armas ni chalecos antibalas, y muchas prisiones carecen de detectores de metales.

Algunas instalaciones de radar a lo largo de la costa utilizadas para detectar barcos y aviones que transportan drogas están dañados, y los puertos no cuentan con equipos de vigilancia que puedan usarse para detectar cargamentos ocultos de cocaína, dijo Álvarez.

Dos agentes, uno enguantado y agachado, y un perro están parados sobre una rejilla metálica, con un montón de plástico detrás de una persona.
Policías inspeccionan cajas de camarones para exportación sospechosos de contener cocaína en el puerto de Guayaquil.Crédito…Víctor Moriyama para The New York Times

Lasso ha sido criticado por una respuesta laboriosa e ineficiente a la crisis de seguridad, y hay grandes expectativas de que el próximo líder del país encuentre formas de detener la avalancha de violencia.

Pero el Ministro del Interior del país, en un mensaje de voz de WhatsApp al Times, dijo que la ola de violencia era una respuesta a la mayor presión del gobierno sobre los grupos criminales, incluidas más incautaciones de drogas y el traslado de muchos líderes de pandillas a prisiones de máxima seguridad.

“Entonces, claro, esto genera estos niveles de violencia”, dijo el ministro Juan Zapata. «Esto demuestra la fuerza de la respuesta del Estado».

Todos los candidatos que se presentaron el domingo han enfatizado sus credenciales de seguridad, especialmente después del asesinato de Villavicencio. Pero también existe un pesimismo generalizado sobre la capacidad del gobierno para recuperar el control de los grupos violentos que dominan muchas partes del país.

Seis hombres arrestados en relación con el asesinato de Villavicencio son ciudadanos colombianos , lo que aumenta la sensación de que fuerzas externas están contribuyendo al paso de Ecuador hacia una violencia aparentemente imparable.

Días después de que Villavicencio fuera asesinado a tiros, un líder local de un partido político nacional en la provincia costera de Esmeraldas fue asesinado, el tercer político asesinado en el último mes.

“La gente ya no quiere salir a caminar, ni comer en un restaurante, porque nos matan”, dijo Marcos Zúñiga, un taxista de 53 años en Guayaquil, la ciudad más grande del país. «Nunca hemos experimentado algo como esto».

El asesinato de Villavicencio, quien hizo de la lucha contra el crimen organizado un pilar de su intento por liderar el país, “fue como enviar un mensaje”, dijo González.

«Que si se habla de estos temas o se tocan tan abiertamente a nivel público», añadió, «esto es lo que puede suceder».

Por NYT