Controversia en Venezuela por Fallas en el Sistema de Ingreso Universitario de la OPSU

0
391

La Organización de Profesionales de Sistemas y Tecnologías de Venezuela (OPSU) se encuentra en el centro de la atención en las redes sociales, ya que los aspirantes a bachillerato podrán verificar las universidades en las que han sido admitidos. Sin embargo, el Sistema Nacional de Ingreso de la OPSU está siendo objeto de críticas y preocupaciones. El exrector de la Universidad Metropolitana (Unimet) y la Universidad Simón Bolívar (USB), Benjamín Scharifker, químico y miembro de la sociedad civil, ha expresado su rechazo ante las diversas fallas del sistema, argumentando que está llevando a la ignorancia a los estudiantes venezolanos.

Con información de ND

Scharifker compartió sus opiniones con el programa Circuito Onda, donde destacó que el Sistema Nacional de Ingreso no asigna plazas universitarias de acuerdo con las capacidades o vocaciones de los estudiantes, sino a través de un algoritmo que él describe como «muy oscuro». El sistema considera el promedio del estudiante como factor determinante, pero el profesor subraya que este enfoque es problemático, ya que en muchas instituciones públicas, la falta de profesores puede resultar en una calificación promedio imprecisa y no confiable del rendimiento del estudiante.

«No solo es un sistema injusto porque no mide las capacidades reales del estudiante, sino que condena a la ignorancia. En la universidad buscamos el conocimiento, pero el sistema de ingreso tiende a la ignorancia», argumentó Scharifker.

El exrector recordó que en el pasado Venezuela tenía sistemas para medir el desempeño estudiantil, como la prueba de aptitud académica y pruebas de ingreso, pero estos sistemas han sido abandonados, lo que dificulta la formulación de políticas educativas basadas en el rendimiento estudiantil.

Scharifker también señaló que la situación actual no se trata de una falta de cupos universitarios, sino de todo lo contrario. Ahora hay un déficit de estudiantes debido a la incapacidad de muchas familias para costear la educación universitaria. La crisis económica del país también ha dejado a muchas universidades con exceso de cupos, pero el sistema de ingreso no está optimizado para manejar esta realidad.

En el mismo contexto, Jesús Mendoza, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV), informó que existe un acuerdo entre las universidades y la OPSU para asignar el 30% de los cupos a través del Sistema Nacional de Ingreso. Sin embargo, esto no se cumple en la práctica debido a decisiones judiciales que impiden a las universidades rechazar a estudiantes que superen ese porcentaje. Esta situación ha llevado a una distribución desequilibrada de los cupos, afectando las asignaciones internas y dejando a muchos estudiantes sin oportunidades.

Mendoza también mencionó que los estudiantes de bajos recursos se ven afectados al ingresar a universidades públicas, ya que la falta de becas, transporte, comedores y residencias estudiantiles los obliga a abandonar sus estudios para trabajar.

La controversia en torno al Sistema Nacional de Ingreso de la OPSU refleja las dificultades y desafíos que enfrenta el sistema educativo en Venezuela en medio de la crisis socioeconómica que afecta al país.