Crisis económica empuja a los venezolanos al límite mientras se avecinan elecciones

0
367

Frente a la casa con techo de metal de José Hernández, en la población rural de San Joaquín, Venezuela, los árboles de aguacates ayudan a sobrevivir a varios jubilados en medio de una profunda crisis económica. Ellos cortan los aguacates con permiso del propietario y los venden en las cercanías, una forma de subsistencia en un país donde las pensiones son de apenas 3,70 dólares al mes, apenas 20 centavos más de lo que cuesta un galón (una garrafa de unos 3,8 litros) de agua embotellada. La situación económica ha llevado a muchos venezolanos al borde de la desesperación, con subidas constantes en el precio de los alimentos, cierres de negocios y la lucha diaria por conseguir lo básico para sobrevivir. En este contexto, las próximas elecciones generan apatía y desconfianza entre una población cansada de promesas incumplidas y problemas económicos cada vez más graves.

Con información de Independent en Español

La crisis económica de Venezuela, exacerbada por la disminución de los precios del petróleo, la mala gestión del gobierno socialista y la represión política, ha impactado a los ciudadanos a lo largo de la última década. Aunque en 2021 y 2022 se experimentó una breve estabilidad económica, la situación actual muestra un panorama desolador con aumentos constantes en el costo de la vida y la escasez de alimentos y medicinas.

La emigración masiva de venezolanos en los últimos años, con más de 7,7 millones de personas abandonando el país, ha dejado a Venezuela en un estado crítico, y la población está considerando emigrar nuevamente, esta vez con Estados Unidos como destino preferido en lugar de Colombia y Perú, que habían sido destinos comunes en la primera ola migratoria.

La reciente afluencia de venezolanos a la frontera sur de Estados Unidos ha aumentado significativamente, lo que demuestra la gravedad de la situación en el país sudamericano. La crisis en Venezuela se ha convertido en una serie interminable de dificultades, y la población siente que las promesas políticas han quedado en palabras vacías. La economía está en declive, los precios suben, los negocios cierran, y la vida diaria es una lucha constante por la supervivencia.

En este contexto, la desconfianza hacia los políticos, independientemente de su afiliación, se profundiza, y la población anhela una solución real a los problemas económicos que enfrenta día a día. A medida que se avecinan las elecciones y la oposición se prepara para sus primarias, la prioridad de los venezolanos es encontrar una solución a la crisis económica que los afecta profundamente.