Cuál es el vínculo entre las alteraciones del sueño y las afecciones cardíacas

0
409

Cerca de un tercio de las personas que sufren enfermedades cardíacas, como infartos, experimentan problemas de sueño. Hasta ahora, se desconocía la razón detrás de esto, pero un equipo de investigadores de Alemania ha encontrado una respuesta. Según un artículo publicado en la revista Science, los científicos de la Universidad Técnica de Munich (TUM) descubrieron que las enfermedades cardíacas afectan la producción de melatonina, la hormona del sueño, en la glándula pineal que se encuentra en el cerebro. Los investigadores sugieren que este hallazgo podría ayudar a desarrollar tratamientos para abordar estos trastornos del sueño en pacientes con enfermedades cardíacas.

Se sabe desde hace tiempo que los niveles de melatonina pueden disminuir en pacientes con enfermedades del músculo cardíaco, especialmente después de un infarto. Sin embargo, hasta ahora se creía que esto era simplemente un ejemplo más de cómo las enfermedades cardíacas afectan todo el cuerpo. Ahora, el equipo alemán demostró que hay una conexión directa entre los trastornos del sueño y las afecciones cardiacas.

El estudio reveló que el ganglio cervical superior, ubicado en la región del cuello, actúa como el enlace entre el corazón y la glándula pineal. Los investigadores descubrieron que los macrófagos, células que se alimentan de células muertas, se acumulan en este ganglio en ratones con enfermedades cardíacas, lo que causa inflamación y daño en las células nerviosas. Estas células nerviosas, llamadas axones, son las que conectan la glándula pineal con el sistema nervioso. En etapas avanzadas de la enfermedad, se observó una disminución significativa en el número de axones, lo que a su vez resultó en una menor producción de melatonina y una alteración en los ritmos circadianos de los animales.

Estos mismos efectos se observaron en nueve pacientes cardíacos humanos, donde se encontró un número reducido de axones en las glándulas pineales y daño en el ganglio cervical superior. Los investigadores creen que en etapas avanzadas de la enfermedad, estos efectos se vuelven permanentes. Sin embargo, en etapas tempranas, administrar fármacos para destruir los macrófagos del ganglio cervical superior logró restaurar la producción de melatonina.

Además de la esperanza de encontrar un tratamiento para los trastornos del sueño en pacientes cardíacos, este estudio también plantea la posibilidad de que los ganglios tengan un papel más importante de lo que se creía anteriormente. Los investigadores sugieren que los ganglios pueden ser considerados como puntos de partida en la búsqueda de nuevos fármacos y también pueden ofrecer pistas para el diagnóstico de enfermedades cardíacas, ya que observaron que los ganglios cervicales agrandados podrían ser un indicador de insuficiencia cardíaca.

En resumen, este estudio revela cómo las enfermedades cardíacas afectan la producción de melatonina en la glándula pineal a través del ganglio cervical superior y sugiere que estos ganglios podrían ser clave en el desarrollo de tratamientos para los trastornos del sueño en pacientes con enfermedades cardíacas. Además, el estudio plantea la posibilidad de que los ganglios tengan un papel más importante tanto en la búsqueda de tratamientos como en el diagnóstico de enfermedades cardíacas.