Cuáles son los impactos del estrés y el uso excesivo de las pantallas en los ojos

0
798

En el Día Mundial de la Visión, es importante recordar la necesidad de cuidar nuestra salud ocular. En un mundo cada vez más dominado por el estrés y el uso excesivo de pantallas electrónicas, especialmente entre los niños, es fundamental tomar medidas para proteger nuestra visión.

Un estudio realizado por la Academia Estadounidense de Oftalmología reveló que el estrés y la ansiedad pueden tener un impacto en nuestros ojos. Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo libera hormonas como el cortisol y la adrenalina, que preparan al organismo para enfrentar amenazas percibidas. Estas hormonas pueden provocar cambios temporales en los ojos, como un aumento de la presión intraocular, sensibilidad a la luz, espasmos oculares, tensión ocular y visión borrosa.

Además, una investigación publicada en la revista JAMA Pediatrics encontró una relación entre el tiempo que los niños de un año pasan frente a una pantalla y retrasos en su desarrollo. El estudio examinó a más de 7,000 parejas madre-hijo y descubrió que el aumento del tiempo de exposición a la pantalla estaba asociado con retrasos en el desarrollo en áreas como la comunicación y la resolución de problemas.

Es preocupante que muchos padres no sean conscientes del impacto que el tiempo frente a las pantallas puede tener en la visión de sus hijos. Según una encuesta realizada en Estados Unidos, solo la mitad de los padres reconocen que el tiempo frente a la pantalla afecta la salud ocular de sus hijos. Es importante educar a los padres sobre los riesgos y animarlos a limitar el tiempo que sus hijos pasan frente a las pantallas.

En España, un estudio realizado por los centros oftalmológicos Miranza reveló que la mayoría de las personas perciben su salud ocular como «razonable», pero solo el 3% la considera «buena o excelente». El estrés y la exposición a las pantallas se identificaron como factores que pueden afectar la salud ocular.

Para proteger nuestra visión, es recomendable seguir algunas pautas. Alternar actividades de visión cercana y lejana, hacer pausas regulares para descansar los ojos y parpadear con frecuencia para mantenerlos hidratados son acciones simples pero efectivas. Además, es importante limitar el tiempo frente a las pantallas, especialmente antes de acostarse, y considerar el uso de gafas que bloqueen la luz azul emitida por los dispositivos electrónicos.

En resumen, en el Día Mundial de la Visión, recordemos la importancia de cuidar nuestra salud ocular. El estrés y el uso excesivo de pantallas electrónicas pueden tener un impacto en nuestra visión, especialmente en los niños. Tomemos medidas para proteger nuestros ojos y fomentemos una cultura de atención y cuidado de la salud ocular.