Denunciaron que hay 34 presos políticos con enfermedades terminales en Venezuela

0
384

Theresly Malavé, una abogada y directora de la organización no gubernamental Justicia y Proceso Venezuela, ha denunciado que el gobierno de Nicolás Maduro mantiene detenidos a al menos 34 presos políticos que padecen enfermedades terminales.

Durante una entrevista con NTN24, Malavé, defensora de los derechos humanos, hizo hincapié en que, a pesar de los procesos de excarcelación que se están llevando a cabo como parte de las negociaciones entre el chavismo y la oposición, es necesario que se libere de manera inmediata a todos los presos políticos.

«Maduro todavía tiene la oportunidad de otorgar el indulto a los presos políticos venezolanos. Aunque en mi corazón sé que esto es poco probable, ruego a Dios que suceda», expresó Malavé.

Asimismo, hizo un llamado para que estas personas reciban una oportunidad similar a la que Alex Saab recibió por parte del gobierno de Biden.

La referencia a Saab, quien fue objeto de atención internacional en un destacado caso legal y es considerado como testaferro de Nicolás Maduro, añade un matiz a la petición de Malavé. Esto subraya la posibilidad de actuar con clemencia y humanidad, especialmente hacia los presos políticos que sufren de enfermedades terminales.

Además, Malavé recordó el caso de Wilder Vásquez, quien tiene una orden de excarcelación pero aún no se le permite salir. Asimismo, aseguró que la justicia para él está en manos de Maduro y Jorge Rodríguez, quien fue presidente de la Asamblea Nacional en 2020.

«Wilder Vásquez, sin duda alguna, el juez se niega a emitir la orden de excarcelación. La esperanza de justicia no está en los tribunales, sino en el poder legislativo y ejecutivo, en la persona de Nicolás Maduro y Jorge Rodríguez», afirmó.

En resumen, es evidente que Malavé está haciendo un llamado urgente a que el gobierno de Maduro libere a los presos políticos, especialmente a aquellos que padecen enfermedades terminales. También destaca la necesidad de actuar con clemencia y humanidad, brindando a estas personas una oportunidad similar a la que se le dio a Alex Saab. Además, menciona el caso específico de Wilder Vásquez como ejemplo de la injusticia que prevalece en el sistema judicial venezolano.