Designen al Tren de Aragua como una organización criminal transnacional

0
359

El Tren de Aragua: una pandilla violenta que se expande por Estados Unidos

En diferentes ciudades de Estados Unidos, se han reportado crímenes atroces como el estrangulamiento de un policía retirado en el condado de Miami-Dade, la paliza pública a policías en Times Square en Nueva York y el tráfico humano de cinco mujeres en los suburbios de Indianápolis. Aunque estos delitos ocurrieron a cientos de kilómetros de distancia, todos tienen algo en común: fueron cometidos por una sádica pandilla conocida como el Tren de Aragua.

El Tren de Aragua no es un grupo que haya surgido de la noche a la mañana. Los venezolano-americanos en Miami-Dade ya habían advertido sobre su presencia. Estos criminales venezolanos abandonaron su país de origen y han sembrado el caos en diversos países de América Latina, como Chile, Perú, Brasil, Ecuador y Colombia. Sus actividades delictivas incluyen extorsión, secuestro, asesinato, esclavitud sexual y tráfico de drogas.

Lamentablemente, gracias a la política de frontera abierta del presidente Joe Biden, el Tren de Aragua ha encontrado un terreno fértil para expandirse en ciudades de Estados Unidos. Es urgente que el presidente Biden destine recursos federales para combatir esta pandilla antes de que se extienda aún más en nuestras comunidades locales. Es hora de que el Tren de Aragua sea designado como una organización criminal transnacional (TCO). La congresista María Elvira y otros 21 miembros del Congreso se han unido a mí en esta solicitud a la Casa Blanca.

Los crímenes del Tren de Aragua son solo la punta del iceberg y están aumentando en diversas áreas metropolitanas de Estados Unidos. Además, el FBI teme que los líderes de esta pandilla estén formando alianzas con la Mara Salvatrucha, una peligrosa pandilla salvadoreña conocida por su brutalidad.

Esto es lo que sucede cuando se permite la entrada indiscriminada de millones de migrantes ilegales. Sin embargo, no podemos cerrar los ojos y quedarnos de brazos cruzados. El presidente Biden debe cambiar su política de inmediato y hacer cumplir la ley para limitar las consecuencias de su imprudencia.

Designar al Tren de Aragua como una TCO permitiría al gobierno federal imponer sanciones a la pandilla y a sus miembros, congelando sus activos y restringiendo sus movimientos. Además, impulsaría a las agencias federales de Estados Unidos a priorizar la amenaza que representa el Tren de Aragua. El FBI, la DEA y el Departamento de Seguridad Nacional aumentarían su colaboración conjunta, tanto a nivel nacional como internacional, para investigar y desmantelar a estos peligrosos criminales.

Es importante tener en cuenta que estos cambios no serían una solución milagrosa, pero nos encaminarían en la dirección correcta. Si no se toman medidas de inmediato, existe el riesgo de que nuestras ciudades se conviertan en comunidades donde los residentes no salgan de noche, la extorsión sea parte de la vida cotidiana y el miedo a la brutalidad de estos criminales gobierne las calles.

Esto es inaceptable para cualquier legislador de Estados Unidos y, sobre todo, para nuestro presidente. Por el bien de todas las víctimas inocentes del Tren de Aragua, pasadas, presentes y futuras, insto al presidente Biden a que preste atención a este llamado del Congreso y detenga el avance de esta peligrosa pandilla.

Artículo originalmente publicado en el Diario de las Américas.