Día de la Virgen del Carmen en Venezuela: oraciones e historia de la patrona del ejército

0
1158

La religión católica celebra el día de la Virgen del Carmen, patrona del Ejército y de los conductores, el 16 de julio. En Venezuela, los fieles conmemoran esta advocación mariana con ferias, misas y procesiones. Además, la Virgen del Carmen es venerada en otros países como Chile, Colombia, Perú, España, Puerto Rico, Nicaragua, Costa Rica, Ecuador, México, entre otros.

Con información de La Republica

Las celebraciones en honor a la Virgen del Carmen tienen lugar en varios estados de Venezuela. En San Joaquín, Carabobo, se lleva a cabo una importante festividad con una caravana en la que la imagen de la Virgen es paseada por instituciones públicas y privadas.

La devoción a la Virgen del Carmen en Venezuela tiene más de 300 años de historia, remontándose a la llegada de los primeros frailes carmelitas al país. Otra peregrinación destacada se realiza en Boconó, estado Trujillo, donde se organiza una larga romería que incluye bailes, serenatas y la presentación de grupos musicales en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen.

La Virgen del Carmen también es venerada en otros estados de Venezuela como Miranda, Falcón, Guárico, Apure, Carabobo, Táchira, Mérida, Zulia, Lara y Nueva Esparta.

En la Arquidiócesis de Barquisimeto, capital del estado Lara, la Virgen del Carmen es la patrona. Está prevista una procesión por la ciudad y una misa, así como la bendición de los escapularios en la Catedral de Barquisimeto.

En este día especial, los fieles rezan y se acercan a la Virgen del Carmen con devoción. A continuación, se presenta una oración en honor a la santa Virgen:

¡Oh santa Virgen del Carmen! Madre de nuestro señor Jesucristo y protectora De todo aquel que lleva tu sagrado escapulario. Hoy ruego ante tu agraciada túnica que siempre me ilumines Por los caminos oscuros de esta vida en los cuales yo pueda Extraviarme sin tu mano amiga. Perdona todos mis pecados yo que tanto te admiro Y te respeto día a día. No me desampares en momentos de desconcierto Pues sin tu ayuda yo solo sería una oveja descarriada. Amén.