Día Internacional contra el Cambio Climático: los 3 récords que se convirtieron en una nueva normalidad

0
342

El cambio climático está causando estragos en el planeta, y los récords térmicos son ahora la nueva normalidad. Las emisiones de gases de efecto invernadero están causando un aumento en las temperaturas, la pérdida de hielo en los polos y la subida del nivel del mar.

Las olas de calor sofocantes que han golpeado el hemisferio norte este año han llevado a que el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, llame a este fenómeno la «ebullición global». Y los récords siguen batiéndose. Septiembre de este año ha sido el mes más caluroso registrado en 174 años, según datos de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos. Además, la agencia ha predicho que 2023 será el año más caluroso jamás registrado, con una probabilidad superior al 99%.

En la región que abarca Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil, también se han experimentado altas temperaturas relacionadas con el cambio climático. La World Weather Attribution ha señalado que las altas temperaturas hacen que los extremos térmicos sean 100 veces más probables. Estas altas temperaturas tienen un impacto significativo en la agricultura y otros sectores que dependen del clima.

Los océanos también están mostrando cambios preocupantes. Las emisiones contaminantes están calentando los océanos, lo que tiene graves consecuencias para la vida marina y el equilibrio del ecosistema. Además, los océanos más cálidos tienen dificultades para absorber el dióxido de carbono, lo que agrava el calentamiento global.

En la Antártida, también se han observado récords preocupantes. La falta de formación de hielo marino este año ha sido anormal, lo que plantea preguntas sobre la estabilidad de esta región frente al cambio climático. El hielo marino antártico se encuentra en su nivel más bajo en 45 años, lo que aumenta los niveles del mar y amenaza a las especies que dependen de este ecosistema.

Por último, las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando, a pesar de los esfuerzos para reducirlas. Según los expertos, será necesario reducir las emisiones a la mitad en esta década para evitar impactos climáticos catastróficos. Sin embargo, las emisiones siguen aumentando y se espera que alcancen un nuevo récord en 2023.

Está claro que el mundo debe acelerar la transición hacia fuentes de energía más limpias y sostenibles. Las demoras solo empeoran la situación y nos acercan cada vez más a una catástrofe climática.