EE UU sancionó a ejecutivo y empresa con sede en Venezuela por financiar a Hezbolá

0
227

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), en colaboración con la DEA, ha anunciado sanciones contra siete individuos y varias empresas en Latinoamérica por su financiamiento a Hezbolá, la organización chií libanesa.

En un comunicado, la OFAC informó sobre las sanciones impuestas a agentes y entidades financieras clave de Hezbolá que operan una red en América del Sur y el Líbano, generando ingresos para las actividades terroristas de la organización, la cual es considerada un grupo terrorista por Estados Unidos.

Entre los sancionados se encuentra Amer Mohamed Akil Rada, un alto funcionario de la organización que participó en el ataque terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, el cual cobró la vida de 85 personas, según afirma Estados Unidos. Aunque residía en el Líbano, Rada desempeñó un papel operativo para el grupo durante más de una década en América del Sur, coordinando actividades de varias empresas, como la exportación de carbón vegetal desde Colombia al Líbano, cuyos ingresos fueron principalmente destinados a la organización.

La OFAC señala que Hezbolá ha establecido una amplia infraestructura global desde sus inicios, incluyendo actividades comerciales que permiten a sus agentes viajar libremente, identificar objetivos estratégicos y transferir materiales y fondos.

También ha sido sancionado Samer Akil Rada, hermano de Amer, quien ha estado involucrado en delitos relacionados con el tráfico ilícito de drogas y el lavado de dinero en varios países de América Latina. Samer participó en el envío de 500 kilogramos de cocaína, con un valor aproximado de 15 millones de dólares, que fueron ocultados en cargamentos de frutas y finalmente decomisados en El Salvador. Además, es el gerente general y director ejecutivo de BCI Technologies, con sede en Venezuela, empresa que también ha sido sancionada.

Otro de los sancionados es Mahdy Akil Helbawi, hijo de Amer, quien realiza actividades comerciales en Colombia en nombre de su padre, con el fin de evadir la detección y eludir las sanciones. Helbawi creó Zanga, una empresa de carbón con sede en Colombia, que ha sido el principal proveedor de las empresas controladas por los individuos de esta red.

Además de Zanga, también han sido sancionadas Black Diamond SARL, con sede en Líbano, por recibir transacciones de la primera empresa, y Ali Ismail Ajrouch, propietario de Black Diamond SARL.

Como resultado de estas sanciones, todas las propiedades y los intereses de estas personas en Estados Unidos, así como aquellos en posesión o bajo el control de personas estadounidenses, deben ser bloqueados e informados a la Oficina de Control de Bienes Extranjeros.

Por El Nacional