EE UU sigue considerando a Venezuela una amenaza a la seguridad nacional

0
137

El presidente Joe Biden ha decidido extender por un año la declaración de emergencia nacional sobre Venezuela, debido a la amenaza que representa para la seguridad y la política exterior de Estados Unidos, según informó la Casa Blanca este martes.

En 2015, Estados Unidos emitió un decreto que declaraba una emergencia nacional en relación con Venezuela. En dicho decreto, se denunciaba la erosión de los derechos humanos, la persecución de opositores políticos, la restricción de la libertad de prensa, el uso de la violencia y las violaciones y abusos de los derechos humanos en respuesta a las protestas antigubernamentales, así como las detenciones arbitrarias de manifestantes y la creciente corrupción gubernamental.

La Casa Blanca afirma que estas circunstancias siguen representando una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos, por lo que Biden ha decidido extender el decreto por otro año.

Es importante destacar que Washington no reconoce la reelección del presidente venezolano Nicolás Maduro en 2018, considerándola fraudulenta. Como resultado, Venezuela se encuentra bajo sanciones estadounidenses. Sin embargo, el gobierno de Biden levantó parcialmente algunas de estas sanciones a fines del año pasado como gesto de buena voluntad, luego de llegar a un acuerdo en octubre con la oposición, que estableció que las elecciones presidenciales se celebrarían en el segundo semestre de este año.

El martes, el Consejo Nacional Electoral de Venezuela, alineado con el gobierno, anunció que las elecciones se llevarán a cabo el 28 de julio, con Maduro como candidato natural a la reelección y la oposición en una situación difícil debido a la inhabilitación de su principal aspirante.

El levantamiento de la inhabilitación de todos los candidatos era otro de los requisitos del acuerdo de octubre, y el gobierno de Biden acusa a Maduro de no cumplir con esto. Recientemente, Washington advirtió a Caracas que si no cambia de rumbo, reimpondrá sanciones al sector petrolero y del gas en abril, al igual que ya lo hizo en enero con la minera estatal de extracción de oro venezolana.