EEUU: confirman 18 muertos en tiroteo en Maine; la policía busca al agresor

0
417

Un hombre armado irrumpió en un establecimiento de bolos y un restaurante en Lewiston, Maine, causando la muerte de 18 personas antes de huir de la escena. La gobernadora de Maine, Janet Mills, informó que el sospechoso sigue prófugo y representa un peligro, por lo que se ha lanzado una intensa búsqueda para capturarlo.

Los trágicos tiroteos tuvieron lugar el miércoles en Lewiston, dejando un saldo de 18 fallecidos y 13 heridos, según la gobernadora Mills. El sospechoso, identificado como Robert Card, abrió fuego en una bolera y un bar llenos de clientes antes de darse a la fuga. En un principio, los informes indicaban entre 16 y 22 muertos, así como numerosos heridos.

La policía ha señalado a Card como una «persona de interés» y ha difundido fotografías suyas en las que aparece con barba, llevando una sudadera con capucha marrón y jeans, y portando un fusil semiautomático. Según las autoridades, Card es un instructor de armas de fuego que se cree que estaba en la Reserva del Ejército y asignado a una instalación de entrenamiento en Saco, Maine.

Según un documento distribuido entre las fuerzas del orden, Card estuvo internado en un centro de salud mental durante dos semanas en el verano de 2023. Aunque no se proporcionaron detalles sobre su tratamiento o condición, se mencionó que Card había informado de «escuchar voces y amenazas de tirotear» la base militar.

Tras los tiroteos, se desplegó un gran operativo policial con cientos de agentes, mientras que los residentes aterrorizados permanecían encerrados en sus hogares. La policía estatal de Maine encontró una camioneta blanca que se cree que Card condujo hasta la ciudad de Lisboa, a unos 11 kilómetros al sureste de Lewiston, y se instó a la población de ambas localidades a permanecer en sus casas.

En las primeras horas del jueves, la policía también pidió a los residentes de Bowdoin, a unos 17 kilómetros al este de Lewiston, que se refugiaran en el lugar. Según los registros públicos, Card reside en Bowdoin.

La mañana del jueves, tanto Lewiston como Lisboa se encontraban en un inquietante silencio, con escaso tráfico en las carreteras y pocas personas en las calles. Muchos negocios del centro parecían estar cerrados.

Según relató un jugador de bolos que se identificó como Brandon, escuchó alrededor de 10 disparos y en un principio pensó que era el estallido de un globo. Luego vio a un hombre armado y corrió a esconderse en el área de los bolos, encima de la maquinaria. Él y un grupo de sobrevivientes fueron llevados a una escuela secundaria en Auburn, ciudad vecina, para reunirse con sus familiares y amigos.

Melinda Small, propietaria del restaurante Legends Sports Bar and Grill, relató que su personal cerró inmediatamente las puertas y alejó a los 25 clientes y empleados después de que uno de los clientes informara sobre el tiroteo en la bolera cercana. Pronto, la policía inundó la calle y un agente finalmente escoltó a todos fuera del edificio.

El Centro Médico Central Maine informó en su sitio web que su personal estaba respondiendo a un evento con víctimas en masa y un tiroteo masivo, coordinando con los hospitales de la zona para recibir a los pacientes. El hospital fue cerrado y la policía, algunos de ellos armados con fusiles, permanecieron en las entradas.

Lewiston, ubicada a unos 56 kilómetros al norte de la ciudad más grande de Maine, Portland, es un antiguo centro textil con una población de alrededor de 38.000 habitantes.

En Maine no es necesario contar con un permiso para comprar o portar un arma, y el estado no tiene leyes de «bandera roja» que permitan a las fuerzas del orden desarmar temporalmente a personas consideradas peligrosas, como ocurre en otros estados.

El presidente Joe Biden se ha comunicado con las autoridades estatales para ofrecer el apoyo del gobierno federal y ha ordenado que las banderas ondeen a media asta hasta el lunes en honor a las víctimas. Según la Casa Blanca, esta situación es aterradora y es necesario tomar medidas más estrictas para evitar que armas de guerra terminen en manos de personas que puedan causar tragedias en lugares como supermercados y boleras.

El número estimado de muertes en estos tiroteos se equipara con la cantidad anual de homicidios que suelen ocurrir en Maine, estado que tiene la cuarta tasa de homicidios más baja de Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Desde 2012, el número de homicidios anuales en el estado ha oscilado entre 16 y 29, según la Policía Estatal de Maine. [Con información AP y Reuters]