El aumento no se ha dado porque Maduro teme que la inflación lo pulverice, según Luis Vicente León

0
101

El economista y presidente de Datanálisis, Luis Vicente León aseguró que Nicolás Maduro no ha decretado aumento salarial desde marzo del año pasado porque «teme» que este sea pulverizado por la inflación y la devaluación.

Anaisa Rodríguez.- ND

Así lo dijo durante su conferencia «Análisis de Entorno Venezolano y Escenarios», presentada en la Cámara de Industriales del estado Lara. «Los aumentos de sueldo (en el sector público) han estado frenados no porque el Gobierno no tenga plata, porque sí tiene recursos para enfrentar un incremento salarial. Han estado frenados porque el Gobierno tiene miedo de que el incremento se convierta en devaluación e inflación y todo eso se pulveriza rápidamente en un proceso de ilusión monetaria».

Precisó que mientras los empleados públicos ganan un salario mínimo de 130 bolívares, que equivalen a 5 dólares, los empresarios han incrementado los salarios de sus trabajadores más de 10 veces por encima del sector público.

León también refirió a la recuperación económica y destacó que dependen de los acuerdos que Gobierno y oposición puedan lograr en el marco de la Negociación de México que por ahora, se mantiene congelado.

«Los escenarios venezolanos están muy vinculados a la posibilidad que tenga el país de concretar un proceso de negociación que nos permita reinsertar a Venezuela en el mercado energético y en el mercado económico mundial. Las posibilidades de rescatar realmente nuestra economía van vinculadas a nuestra exportación potencial de petróleo, gas y petroquímica, pero también al incremento de la participación del sector privado a lo que llamamos sectores estratégicos».

«Eso podría hacer que el PIB crezca 5% anual. Todo el presupuesto nacional de Venezuela hoy son 9.500 millones de dólares. Que Chevron incorpore 8.500 millones es una cantidad de dinero muy importante que sin duda empujará la economía en Venezuela. Si hubiera un problema en la negociación y se revierte la licencia de Chevron, ahí la verdad es que dejaríamos de ser optimistas y nos ubicaremos en un escenario más bien de estancamiento al 0%».

Desde hace meses, los trabajadores del sector público se han mantenido en las calles para exigir al Ejecutivo aumento salarial, pero que no se pulverice en la Venezuela inflacionaria. Y la indexación del salario al dólar surge como una alternativa. Pero esto no es una buena idea, según explicaron los economistas Manuel Sutherland, Ronald Balza y Tamara Herrera.

Una nota de Banca y Negocios, indicó que la indexación salarial consiste en ajustar los salarios en función del porcentaje de inflación real, o esperado. «Por ejemplo: si en tres meses hubo una inflación del 10%, habrá un aumento salarial de 10% a partir del cuarto mes. Otro ejemplo: Si el dólar está a 20 bolívares al tipo de cambio oficial, pero pasa a 22 bolívares (un aumento del 10%), en lugar de pagar 130 bolívares de salario, el Gobierno debería pagar 133 bolívares, que es el 10 %».

Este no es un incremento salarial en sí, y el Estado tendría que establecer la periodicidad de esa indexación: mensual, bimensual, trimestral, semestral o anual.

Para Sutherland, director del Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO), esto no serviría para incrementar las remuneraciones, pero podría ayudar a recuperar el poder adquisitivo que se pierde en contextos de inflación baja, que no es el caso de Venezuela.

«Cuando hay inflación baja en países donde hay contratos colectivos obreros, en el cual se estipula que haya aumentos de acuerdo con la variación del porcentaje de inflación, se recupera parte del poder adquisitivo perdido. Aunque es viable, posible, y otros países hayan hecho algo similar, la indexación es una mala idea en contextos de alta inflación, y donde el Estado no tiene límites para la emisión de dinero sin respaldo”.