El futuro del Grupo Wagner sin Prigozhin

0
430

La investigación oficial del accidente aéreo que causó la muerte del líder del Grupo mercenario Wagner ha sido cerrada por la Federación de Rusia. Mientras que las versiones externas a Moscú son variadas, con Estados Unidos sugiriendo que la colocación de un artefacto explosivo fue la causa del accidente, funcionarios del presidente Biden especulan que esto podría estar relacionado con el historial de Putin de eliminar a aquellos que lo enfrentan y se convierten en críticos de su gobierno.

A medida que se cumple la primera semana desde el accidente, el Kremlin continúa negando cualquier participación y lo califica como un «accidente aéreo». Funcionarios del Grupo Wagner, desde Bielorrusia, afirman que están a la espera de órdenes sobre quiénes serán reconocidos como su nueva cúpula directiva, aunque no se han revelado nombres. Es evidente que tanto el destino como el futuro del Grupo están en peligro después de la muerte de su líder supremo, Yevgeny Prigozhin, junto con su comandante operativo y otros cinco cargos de seguridad en el supuesto «accidente aéreo».

Durante varios años, el Grupo mercenario privado ha sido una fuerza militar poderosa fuera de Rusia, apoyando regímenes dictatoriales en varios países aliados de Putin. Sin embargo, en la actualidad, varios analistas militares estadounidenses y ucranianos creen que el control de Putin sobre el Grupo se verá afectado por el incidente del avión de Prigozhin. El estrecho vínculo que tenían con el Kremlin podría estar roto, y es poco probable que la confianza se pueda restablecer.

Se rumorea que Putin está considerando incorporar al Grupo Wagner al ejército ruso como una forma de mantener controlados a los mercenarios. Otra opción sería disolverlo, aunque esto implicaría lidiar con los miles de combatientes estacionados en diferentes partes del mundo que trabajan para Moscú.

Los expertos sugieren que es poco probable que se produzcan cambios importantes en el corto plazo, pero que hacia finales de 2023 podría haber cambios en la relación entre el Ministerio de Defensa ruso y el Grupo. Algunos creen que el Grupo Wagner será más fácil de controlar para Moscú sin Prigozhin, Utkin y otros comandantes importantes en escena. Sin embargo, sin sus líderes más importantes, es probable que el Grupo no sea el mismo, lo que podría generar desilusión entre sus miembros y llevar a muchos de ellos a abandonar el servicio. Aunque algunos podrían aceptar ser incorporados oficialmente al ejército regular ruso.

Putin sabe que lo mejor para su gobierno y para Rusia es no interferir y permitir que la estructura operativa militar del Grupo continúe sirviéndole, especialmente en su guerra actual contra Ucrania. Sin embargo, a largo plazo, es posible que intente reducir la capacidad de maniobra, el poder y la independencia del Grupo Wagner, ejerciendo un control más estricto sobre sus movimientos.

Mientras estas evaluaciones tienen lugar en Moscú, los oficiales y combatientes del Grupo se han mostrado muy molestos por las presuntas muertes de Prigozhin y Utkin. Las cuentas de Telegram del Grupo han elogiado a los dos líderes supuestamente fallecidos y algunos mensajes culpan al Kremlin por el «accidente aéreo». Incluso ha habido rumores de que el Grupo podría marchar sobre Moscú, pero los analistas militares afirman que actualmente carecen de los recursos y capacidades necesarias para llevar a cabo cualquier tipo de acción de represalia.

Con el liderazgo debilitado, es improbable que el Grupo tenga los medios y la influencia necesarios para representar un desafío para Putin. El Ministerio de Defensa del Reino Unido cree que, sin Prigozhin y sus capacidades personales, audacia y brutalidad, es poco probable que el sucesor de Wagner sea un problema para Moscú.

El futuro del Grupo Wagner se vio comprometido desde junio pasado, cuando Prigozhin inició un levantamiento contra Putin, pero luego desistió y volvió atrás, exiliándose en Bielorrusia en aparente tregua con el líder ruso. Es altamente probable que el juego haya terminado para Wagner de una forma u otra. La pregunta ahora es qué sucederá con las operaciones del Grupo en países como Mali, Sudán, Siria y Libia, donde han brindado apoyo a regímenes aliados de Rusia a cambio de contratos petroleros millonarios y otros beneficios.

Sin embargo, en los meses previos al intento de levantamiento de Prigozhin, Putin ya había mostrado su intención de reducir las capacidades operativas del Grupo. Ordenó que entregaran su armamento pesado y reveló públicamente que el Grupo estaba financiado por Rusia. También se abrió una investigación por posible malversación y robos al gobierno ruso en relación con la empresa de catering «Concord» de Prigozhin. Aunque Putin evitó criticar personalmente a los miembros de Wagner y permitió que quedaran en libertad después del motín, miles de combatientes del Grupo se trasladaron a Bielorrusia como parte de un acuerdo negociado por el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko. El gobierno de Lukashenko confirmó recientemente que unos 10,000 mercenarios siguen en su país y permanecerán allí mientras sean necesarios en Ucrania.

Lo que ha sucedido entre Moscú y el Grupo Wagner no es algo nuevo. En muchas ocasiones, los ejércitos mercenarios se vuelven tan poderosos que pueden volverse contra el centro de poder para el que trabajan. Parece que Putin ha aprendido esta lección y no permitirá que Wagner siga existiendo como un ejército mercenario independiente. Se espera que el Ministerio de Defensa y la secretaría de guerra de Rusia estén trabajando en un programa para neutralizar cualquier incidente similar al intento de levantamiento de Prigozhin en el futuro. Putin no aceptará ninguna amenaza que represente un desafío a su poder.