El muro de Trump en la frontera con México provocó daños medioambientales y culturales

0
311

La Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO) de Estados Unidos ha concluido en un informe que el muro construido en la frontera con México bajo la Administración de Donald Trump ha provocado daños en terrenos tribales y ha tenido un impacto negativo en el medio ambiente.

Según el informe, entre enero de 2017 y enero de 2021 se instalaron aproximadamente 737 kilómetros de barrera, de los cuales el 81% reemplazó estructuras existentes, pero se hicieron más estrechas para dificultar el cruce de peatones.

Antes de esto, la mitad del muro estaba diseñada para bloquear el paso de personas y la otra mitad para vehículos, con más espacio entre los postes.
La GAO señala que la construcción de la barrera, que se llevó a cabo para evitar obstáculos burocráticos, causó daños en lugares culturales y recursos acuíferos, así como en especies en peligro de extinción.

Por ejemplo, miembros de la tribu Tohono O’odham informaron que parte del Monument Hill, un lugar de importancia religiosa para varias tribus, resultó dañado. Además, la construcción del muro alteró el flujo natural del agua y dañó la vegetación nativa, causando erosión en algunas áreas montañosas.
La GAO destaca que, aunque el Departamento de Seguridad Nacional había advertido sobre los posibles efectos negativos, los trabajadores federales y otras partes involucradas afirmaron no haber recibido suficiente información al respecto y no se respetaron las leyes federales ambientales y otras para avanzar más rápidamente.

Cuando la Administración de Joe Biden asumió el poder en enero de 2021, la cancelación de los contratos exacerbó algunos de los problemas, ya que los proyectos quedaron abandonados en su estado actual.

La GAO hace varias recomendaciones, entre ellas implementar una estrategia para mitigar el daño cultural causado por el muro, identificar los costos y el tiempo necesarios para llevarla a cabo, evaluar los efectos a largo plazo en los recursos culturales y naturales, y consultar con las tribus locales antes de tomar cualquier acción que afecte a estas comunidades.