El precio del dólar en Argentina quiebra la barrera de los 1.000 pesos y sigue en aumento

0
421

El dólar paralelo o «blue» ha alcanzado un nuevo récord histórico en Argentina, superando la cifra de 1.000 pesos por unidad y creando una brecha cercana al 190% en comparación con el tipo de cambio oficial. Esta situación se produce en medio de la inestable coyuntura macroeconómica del país y la incertidumbre previa a las elecciones.

El dólar «blue», al cual recurren los ahorradores debido a las restricciones para adquirir divisas en el mercado oficial, ha aumentado en 105 pesos o un 11,1% desde el cierre del martes, alcanzando los 1.050 pesos y estableciendo una nueva marca de brecha cambiaria del 187% en comparación con el dólar oficial, que se mantiene en 365,50 pesos.

Este es el récord nominal al que ha llegado el mercado informal luego de caer hasta los 1.035 pesos por unidad, lo que representa una ganancia del 9,5% en un solo día.

La actual crisis que atraviesa Argentina es producto de la creciente inflación, la cual registró un aumento interanual del 124,4% en agosto, y una tasa de pobreza del 40,1% en el primer semestre de 2023. Además, el país está lidiando con la escasez de reservas en el Banco Central y la constante emisión monetaria de la moneda local. A esto se suma la última devaluación del 22% llevada a cabo por el Gobierno el 14 de agosto, un día después de las elecciones primarias en las que el candidato libertario, Javier Milei, resultó ganador.

El último factor que contribuye a la subida de los tipos de cambio paralelos en el país es el propio Milei, quien ha sido señalado por parte del mundo financiero como responsable de esta situación. En un reciente comentario, Milei calificó al peso argentino como «excremento» y animó a los ahorradores a liquidar sus tenencias locales y adquirir dólares estadounidenses.

Ante esta situación, las diferentes asociaciones de bancos privados en Argentina han emitido un comunicado en el que reclaman «responsabilidad democrática», destacando la importancia de contar con instituciones sólidas y una dirigencia madura. En el documento, enfatizan la necesidad de que los candidatos que aspiren a gobernar demuestren responsabilidad en sus campañas y declaraciones públicas, evitando hacer declaraciones infundadas que generen incertidumbre en la población y volatilidad en las variables financieras.

La situación se agrava debido a que el candidato más votado en las elecciones primarias y favorito para ganar la Presidencia de Argentina propone la dolarización de la economía, lo cual requeriría una devaluación y genera temor entre los ahorradores que poseen pesos y buscan seguridad, lo que inevitablemente provoca un aumento en la divisa extranjera.

En este contexto, el economista Gustavo Ber, en su informe del Estudio Ber, asegura que la preocupación entre los operadores financieros respecto al resultado de las elecciones, así como las inquietudes sobre el escenario político y económico durante la transición hacia el 10 de diciembre, fecha en la que asume el nuevo Gobierno surgido de las elecciones del 22 de octubre, está generando graves desequilibrios económicos. Esto requerirá de consenso y apoyo para implementar un plan de estabilización.