El reacomodo de la falsa oposición

1
463

El domingo 22 de octubre ocurrió un evento significativo en la primaria de la oposición en Venezuela. Se puede interpretar como una revuelta de las bases y seguidores de los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) contra sus dirigentes. El apoyo a la candidatura de María Corina Machado se percibió como un voto de castigo y rechazo hacia una dirigencia que ha fracasado en su intento de derrocar al chavismo en los últimos 24 años.

La MUD siempre ha adoptado una postura de vía electoral y negociaciones con el régimen chavista, dentro de los límites establecidos por la legalidad chavista. Esta política ha llevado al pueblo venezolano a vivir en condiciones precarias debido a un ciclo vicioso de negociaciones, elecciones y más negociaciones, del cual parece no haber escape. La falsa oposición se ha sometido y ha sometido a los venezolanos a la legalidad del Estado chavista.

María Corina Machado se ha destacado por criticar estas políticas electorales y negociadoras de la MUD. Ha argumentado en numerosos videos en contra del voto en el fraudulento sistema electoral chavista, acuñando la famosa consigna «En tiranía no se vota». Por esta razón, los voceros de la MUD la han calificado como extremista y radical.

Sin embargo, a pesar de su discurso crítico hacia la MUD, María Corina Machado no ha mostrado interés en romper completamente con ella. Su partido, Vente Venezuela, se ha mantenido en el entorno de la MUD, marcando distancia pero sin diferencias fundamentales. Incluso en la Asamblea Nacional de 2015, Vente Venezuela apoyó a Juan Guaidó, cuestionado por su pobre gestión, lo cual demostró una identificación con Voluntad Popular y no una búsqueda de responsabilidades políticas y administrativas.

A finales de 2022, María Corina Machado anunció su candidatura en la primaria convocada por la falsa oposición. Su popularidad, basada en su distancia de la MUD, la llevó a ser subestimada por los partidos organizadores, mientras las apuestas favorecían a Manuel Rosales como candidato del régimen chavista y la cúpula de la MUD.

La candidatura de María Corina Machado generó dos reacciones importantes. Por un lado, las bases y seguidores de los partidos de la MUD migraron masivamente para apoyarla. Por otro lado, surgió confusión entre aquellos que históricamente la respaldaban por su postura antielectoral, al verla ahora como defensora del voto como forma de derrocar al chavismo.

Para poder ganar la primaria de la falsa oposición, María Corina Machado tuvo que cambiar rápidamente su posición política y coincidir formalmente con la MUD en que es posible sacar al chavismo mediante el voto, a pesar de haber defendido lo contrario en el pasado.

El apoyo a la candidatura de María Corina Machado se manifestó con miles de activistas que abandonaron sus partidos anteriores para unirse a Vente Venezuela. Este fenómeno fue como una bola de nieve que crecía día a día. El avance rápido y contundente de sus seguidores evitó que se le cuestionara por su cambio de postura respecto al voto en tiranía.

Es incierto si el chavismo mantendrá la inhabilitación de María Corina Machado como candidata presidencial de la falsa oposición, o si buscará otras maneras de manipular el fraude electoral en 2024. El chavismo solo convocará elecciones si está seguro de que puede manipular el resultado. Todo esto, por supuesto, dentro de la legalidad chavista establecida en la Constitución de 1999.

El triunfo de María Corina Machado el 22 de octubre la posiciona como la líder indiscutible de la falsa oposición, es decir, de los partidos integrados en la MUD que apoyan la fórmula de negociaciones, elecciones y más negociaciones. Los partidos que deseen sobrevivir a este proceso tendrán que aceptar su liderazgo. Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo ya han aceptado esta realidad.

Muchos de aquellos que votaron por María Corina Machado en la primaria lo hicieron en contra de la dirigencia de la MUD, con la esperanza de apostar por un liderazgo distinto. Sin embargo, parece que no habrá una ruptura completa con los partidos de la MUD. En la práctica, se está produciendo un reacomodo de los partidos de la falsa oposición, quienes se abrazan a María Corina y ella se abraza a ellos. La Alianza Nacional que se ha convocado, en aras de la unidad, será amplia y generosa, incluyendo a partidos que han colaborado con el chavismo en fraudes electorales y beneficiado del interinato.

En resumen, el panorama político en Venezuela ha experimentado cambios significativos con la candidatura de María Corina Machado y su triunfo en la primaria de la falsa oposición. Aunque persisten interrogantes sobre la viabilidad del voto en tiranía, su liderazgo se ha consolidado y los partidos de la MUD se han visto obligados a aceptar su jefatura si desean mantenerse relevantes en las elecciones regionales.

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.