En medio de centenares de muertos, los israelíes luchan por identificar y enterrar cuanto antes a sus seres queridos

0
320

Mientras el número de muertos en el sur de Israel seguía aumentando, Eli Yifrah ordenó dos contenedores de envío refrigerados para contener todos los cuerpos no reclamados que esperaban ser enterrados en el cementerio principal de Ashkelon.

Infobae

Al menos 900 personas han muerto, dijo el lunes el ejército israelí. Pero Yifrah, que dirige el cementerio, dijo que sólo ha celebrado cuatro funerales. La mayoría de las familias, explicó, no han podido enterrar a sus muertos.

“El problema es el proceso de identificación”, dijo. Levantó su teléfono para mostrar cuántas personas lo han llamado desde el sábado preguntándole si sabe algo sobre sus seres queridos desaparecidos. “Recibo todas estas llamadas y no tengo ninguna información para responderlas”.

En los límites del cementerio, Yifrah está cavando una docena de tumbas más. Espera tener que cavar más.

Te puede interesar:Quién es Orión Hernández Radoux, el mexicano secuestrado en Israel

El ataque de militantes palestinos que comenzó el sábado por la mañana y duró más de 48 horas en algunos lugares ha abrumado a hospitales, morgues y a las fuerzas de seguridad del país. Las Fuerzas de Defensa de Israel anunciaron el lunes por la tarde que todas las comunidades invadidas por hombres armados de Hamas volvían a estar bajo control israelí, pero la situación seguía siendo tensa.

Circularon rumores de que los militantes habían eludido la captura y todavía se escondían entre las tierras de cultivo. Las sirenas sonaron en todo el país mientras se disparaban docenas de cohetes más desde Gaza, algunos de los cuales alcanzaron zonas residenciales.

Te puede interesar:Confirmaron la muerte de otra argentina y ya son cuatro los asesinados en el ataque terrorista de Hamas contra Israel

En el hospital principal de Ashkelon, las salas todavía están llenas, mientras las autoridades luchan por poner nombres a los muertos y tratar a los heridos, que ahora suman más de 2.400.

El gobierno “recién está empezando a organizarse”, dijo Ron Lobel, director de gestión de emergencias de desastres en el Centro Médico Barzilai en Ashkelon.

Mientras se desarrollaban los ataques el sábado, autos llenos de cadáveres aparecían en la sala de emergencias. En sus 40 años practicando la medicina, dijo, nunca había visto nada parecido.

Soldados israelíes pasan junto a los cadáveres de cuatro personas tendidas en el césped cerca de una comisaría de policía que fue lugar de una batalla tras una infiltración masiva de hombres armados de Hamas desde la Franja de Gaza, en Sderot, al sur de Israel, el 8 de octubre del 2023 (REUTERS/Ronen Zvulun)Soldados israelíes pasan junto a los cadáveres de cuatro personas tendidas en el césped cerca de una comisaría de policía que fue lugar de una batalla tras una infiltración masiva de hombres armados de Hamas desde la Franja de Gaza, en Sderot, al sur de Israel, el 8 de octubre del 2023 (REUTERS/Ronen Zvulun)

“Algunos llegaban con una docena de personas y simplemente los descargaban”, dijo. “Muchos sin identificación. Algunos fueron recogidos en diferentes lugares; otros simplemente fueron dejados en el hospital sin ninguna información”.

Las fuerzas de seguridad de Israel han establecido un centro para personas desaparecidas en Tel Aviv, pero el sistema está fragmentado e incompleto, lo que deja a muchas familias con poca o ninguna información.

Lobel estaba en su casa en la pequeña comunidad de Netiv HaAsara cuando fue invadida por militantes. Él y su familia se escondieron en su refugio antiaéreo durante 13 horas antes de que las tropas israelíes pudieran alcanzarlos.

Cuando fueron evacuados a un pueblo cercano, Lobel comenzó a darse cuenta de la magnitud de la tragedia. Las carreteras estaban llenas de civiles muertos, afirmó. Muchos de ellos tardaron un día o más en ser recogidos mientras los soldados luchaban por despejar la zona.

El judaísmo recomienda el entierro lo más pronto posible después de la muerte para permitir la descomposición natural. Los cuerpos abandonados a la intemperie sorprendieron a Lobel. “Es impensable”, dijo.

Diecisiete de sus amigos y vecinos murieron en los ataques del sábado. Hasta el lunes, ninguno había recibido un entierro adecuado.

“En primer lugar, por la situación de seguridad y porque -esto puede parecer trivial- nuestro cementerio es demasiado pequeño”, afirmó.

El barrio de Lobel ha sido completamente evacuado por primera vez que tenga memoria. Si Israel lanza una gran operación militar en Gaza, prevista para los próximos días, dijo que podrían pasar semanas antes de que pueda regresar a casa.

En una comunidad cercana a Sderot, los residentes han regresado a sus hogares, pero tampoco ha habido funerales allí. Los lugareños temen que todavía haya hombres armados de Hamas en la zona. Para las familias de los asesinados, la espera para darles descanso ha sido dolorosa.

Los cadáveres de dos personas yacían en camillas en una zona residencial tras una infiltración masiva de hombres armados de Hamas desde la Franja de Gaza, en Sderot, sur de Israel, el 8 de octubre de 2023 (REUTERS/Ronen Zvulun)Los cadáveres de dos personas yacían en camillas en una zona residencial tras una infiltración masiva de hombres armados de Hamas desde la Franja de Gaza, en Sderot, sur de Israel, el 8 de octubre de 2023 (REUTERS/Ronen Zvulun)

Oren Kappa, con los ojos inyectados en sangre y las manos inquietas, dijo que perdió a ocho amigos cercanos en los ataques. Comenzó a recitar datos sobre cada persona.

“Dos eran mis amigos de la universidad, uno es padre de hijos adultos, uno era un anciano, el otro era apenas un adolescente, otro era un soldado recién casado y con un bebé pequeño…”

Siente que ha tenido que dejar el dolor en suspenso. Pero también le preocupa que tantos funerales, cuando puedan celebrarse, traigan un nuevo tipo de trauma.

“Después, cuando todos hayan enterrado a sus muertos, las cosas se volverán mucho más difíciles”, afirmó.

En otras partes del país comienza el proceso de luto. El lunes se celebraron funerales consecutivos en un cementerio de Jerusalén para los soldados muertos en los ataques.

Uno de los hombres, Natanel Young, había emigrado a Israel desde Gran Bretaña para unirse a las fuerzas de seguridad; su familia no pudo estar presente en la ceremonia. Shahar Frankel, de 58 años, viajó a Jerusalén desde una ciudad vecina para asistir al funeral. No conocía al hombre, pero sentía que debería estar allí.

“Lo último que podemos hacer por él y su familia es acompañarlo en su último viaje”, dijo Frankel, uno de los cientos de dolientes que se reunieron alrededor de la tumba para orar y reflexionar. El servicio fue interrumpido brevemente por una sirena de ataque aéreo antes de que Young fuera enterrado.

Un joven en el cementerio, Yarin Krsis, de 17 años, dijo que se está preparando para unirse al ejército israelí el próximo año después de graduarse de la escuela secundaria.

“Da miedo pensar en ser reclutado”, admitió Krsis, pero rápidamente añadió: “Esta es nuestra vida ahora”.

Hannah Wacholder Katsman espera honrar la memoria de su hijo. Fue asesinado el sábado en el Kibbutz Holit en la primera ola de ataques. Aún no la han llamado para identificar formalmente su cuerpo.

“No sabemos cuándo será nuestro turno”, dijo, pero enfatizó que lo entendía. Fue un proceso difícil, pero compartido con muchos otros.

“Sólo tengo en cuenta que no somos los únicos que estamos pasando por esto”, explicó. “Algunas personas tienen seres queridos desaparecidos y ni siquiera conocen su suerte”.