Estimaciones apuntan a un posible robo de más de USD 200 mil millones en programas de ayuda por COVID-19 en Estados Unidos

0
335

El inspector general de la Administración de Pequeños Negocios de Estados Unidos ha revelado nuevas estimaciones que sugieren que más de USD 200 mil millones podrían haber sido robados de dos grandes iniciativas de ayuda por el COVID-19. Estos programas, el Programa de Protección de Cheques de Pago y el Préstamo por Daños Económicos por Desastre, fueron diseñados para ayudar a las pequeñas empresas a sobrevivir la crisis de salud pública causada por la pandemia.

Con información de Infobae

El informe emitido por el inspector general señala que al menos el 17% de todos los fondos destinados a estos programas se desembolsaron a actores potencialmente fraudulentos. El fraude en el programa de préstamos por daños económicos por COVID-19 se estima en más de USD 136 mil millones, lo que representa el 33% del total del dinero gastado en dicho programa. Por otro lado, la estimación de fraude para el Programa de Protección de Cheques de Pago es de USD 64 mil millones.

Un alto funcionario de la Administración de Pequeños Negocios cuestionó estas nuevas cifras, argumentando que sobreestiman significativamente el fraude y engañan al público. Sin embargo, el inspector general ya había estimado previamente el fraude en USD 86 mil millones para el programa de préstamos por desastre y en USD 20 mil millones para el programa de Protección de Cheques de Pago.

Según un informe de la agencia de noticias AP, los estafadores potencialmente robaron alrededor de USD 280 mil millones en ayuda de emergencia por el COVID-19, y otros USD 123 mil millones se desperdiciaron o malgastaron. Estas pérdidas representan el 10% de los 4,2 billones de dólares que el gobierno de Estados Unidos ha destinado hasta ahora en ayuda por la pandemia.

El inspector general de la Administración de Pequeños Negocios, Hannibal “Mike” Ware, afirmó que estas estimaciones se basan en casos de investigación, informes previos y análisis de datos, y que muestran cómo se han utilizado múltiples esquemas de fraude para robar el dinero destinado a ayudar a los necesitados.

Se espera que las investigaciones sobre el fraude en estos programas continúen, ya que la oficina del inspector general tiene una gran cantidad de casos por analizar. El gobierno de Biden ha implementado reglas más estrictas para combatir el fraude y ha propuesto un plan de USD 1,6 mil millones para fortalecer los esfuerzos de aplicación de la ley contra los estafadores de la ayuda pandémica