El primer ministro de Guyana, dijo: El tiempo de la negociación con Venezuela por zona en disputa se acabó

0
431

El primer ministro de Guyana, Mark Phillips, ha declarado que ha llegado el momento de poner fin a las negociaciones con Venezuela sobre el territorio situado al oeste del río Esequibo, una disputa que ambos países mantienen desde el siglo XIX. Phillips hizo estas afirmaciones durante una sesión legislativa extraordinaria el lunes, donde también se expresó su confianza en el proceso que está llevando a cabo la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para resolver la controversia.

«Ya no hay tiempo para negociaciones. No es necesario dialogar con Nicolás Maduro. No habrá reunión entre Maduro y el presidente guyanés Irfaan Ali», subrayó Phillips. En relación al referéndum no vinculante que Venezuela tiene previsto llevar a cabo el 3 de diciembre para declarar la anexión del territorio en disputa, el primer ministro expresó su rechazo y confió en la decisión de la CIJ.

«Dejemos que la CIJ decida. Dejemos que la CIJ sea el juez y emita un fallo definitivo sobre esta controversia. El Esequibo pertenece únicamente a Guyana y a los guyaneses. Juntos aseguraremos el triunfo de la justicia y preservaremos la soberanía de nuestra nación», afirmó Phillips. Según su opinión, la intensificación de las reclamaciones por parte de Venezuela se debe a los recientes descubrimientos de petróleo y gas en la zona, especialmente en las aguas que el gobierno de Maduro considera «pendientes por delimitar», pero que Guyana considera parte integral de su territorio.

«Estamos enviando un mensaje de unidad frente a un claro y presente peligro del gobierno de Nicolás Maduro (…) Si los guyaneses no se movilizan en torno a este tema, será una causa perdida», añadió el primer ministro. El parlamento de Guyana respaldó por unanimidad una moción que denuncia los planes de Caracas como «provocativos, ilegales y sin efecto», en referencia al referéndum que no tendrá carácter vinculante.

Hasta el momento, ninguna de las partes en disputa ha planteado la opción de que los propios habitantes del Esequibo, que rondan los 125,000, decidan sobre su pertenencia a uno u otro país, o elijan mantenerse como un territorio independiente y soberano.

Con información de El Nacional