Jair Bolsonaro y su esposa se negaron a declarar ante la Policía de Brasil por el escándalo de las joyas saudíes

0
346

Jair Bolsonaro y su esposa Michelle han decidido guardar silencio ante la Policía de Brasil después de ser citados para responder a acusaciones de desvío de joyas recibidas como regalos oficiales por parte de Arabia Saudita. El expresidente de Brasil se presentó ante la policía federal de Brasilia por quinta vez en cinco meses, ya que enfrenta múltiples casos judiciales desde que dejó el cargo el 31 de diciembre.

Las investigaciones sugieren que Bolsonaro, su esposa y varios colaboradores participaron en un esquema de venta de regalos oficiales recibidos de países extranjeros con el objetivo de enriquecerse ilícitamente. Estas acciones podrían considerarse delitos de lavado de dinero y peculado, que conllevan penas de prisión.

Tanto Jair como Michelle Bolsonaro han optado por ejercer su derecho al silencio respecto a los hechos investigados. Según los documentos presentados por su defensa, consideran que no han sido convocados ante la autoridad adecuada y, por lo tanto, no declararán hasta estar frente a un juez competente.

En total, siete sospechosos fueron llamados a declarar en Brasilia y uno en San Pablo el pasado jueves. Las autoridades esperan obtener respuestas y detectar posibles contradicciones entre las declaraciones de los implicados.

La investigación busca esclarecer si realmente hubo un desvío de varias joyas regaladas por Arabia Saudita, algunas de las cuales habrían ingresado a Brasil de manera irregular en 2019. Entre estas joyas se encuentra un reloj de lujo que presuntamente fue vendido y luego recomprado en Estados Unidos por Frederick Wassef, abogado de Bolsonaro.

El abogado Fabio Wajngarten publicó un comunicado en la red social X donde afirma que están dispuestos a brindar «cualquier aclaración» pero ante la instancia «competente». Además, alega que sus clientes no han guardado silencio sino que solo buscan «respetar la ley», debido a que la Fiscalía General de Brasil, que es «titular de la acción penal», dijo que «el STF no es el ámbito jurídico propio» para este caso.

Wassef, al ingresar a la sede de la policía federal en San Pablo, afirmó ser víctima de una campaña de desinformación y negó haber cometido irregularidades o acciones ilícitas.

Hace dos semanas, un juez de la suprema corte de Brasil autorizó a la policía el acceso a los datos bancarios de Bolsonaro y su esposa para investigar posibles movimientos de dinero relacionados con el caso.

Bolsonaro ha negado cualquier delito en sus declaraciones anteriores ante los investigadores. Por su parte, Michelle ha ironizado sobre su implicación en el caso, burlándose de las acusaciones en un evento partidario.

Además de este caso, Bolsonaro también ha sido interrogado por la policía en relación con los actos golpistas del 8 de enero por parte de sus seguidores, un supuesto plan de golpe de Estado y la falsificación de certificados de vacunación.

En junio, el exmandatario fue declarado inelegible durante ocho años por abuso de poder político y uso indebido de los medios de comunicación al haber desinformado sobre el sistema electoral, tres meses antes de perder las elecciones ante Luiz Inácio Lula da Silva.