Jimmy Klass, un hombre de 66 años de Florida que se preparaba para su jubilación, se llevó una sorpresa impactante al descubrir que no es ciudadano estadounidense, a pesar de haber vivido en Estados Unidos desde que era un niño y haber participado en múltiples elecciones federales.

0
279

En 2020, Klass esperaba recibir una carta de la Administración del Seguro Social (SSA) indicándole cuándo podría comenzar a recibir sus beneficios. En lugar de eso, se le informó que sus fondos estaban «congelados» debido a que no había demostrado estar en el país legalmente.

Klass siempre había creído ser ciudadano estadounidense porque su padre había nacido en el país. Sin embargo, descubrió que, aunque su padre era ciudadano, él no lo era debido a un tecnicismo en la ley de ciudadanía.

A lo largo de los años, Klass había votado en elecciones federales, sin saber que eso era ilegal para alguien que no fuera ciudadano. A pesar de esto, nunca había sido arrestado por ello.

Ahora, Klass se encuentra luchando por sus derechos con los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS), enviando múltiples documentos para demostrar su residencia en el país durante más de 60 años. Sin embargo, sus intentos han sido infructuosos hasta ahora.

Esta situación ha llevado a Klass a una carga financiera significativa, incluso ha tenido que regresar al trabajo para hacer frente a sus necesidades económicas. Además, ha lanzado una campaña de recaudación de fondos en GoFundMe para poder contratar abogados y genealogistas que lo ayuden en su lucha contra el USCIS para obtener sus beneficios del Seguro Social.

La Ley de Ciudadanía de los Niños del año 2000, que otorga automáticamente la ciudadanía a los menores nacidos en el extranjero si al menos uno de los padres es ciudadano estadounidense, no estaba en vigor cuando Klass se mudó al país siendo un niño de dos años, lo que complica su situación.