La donación de sangre en Venezuela sigue disminuyendo

0
556

La donación de sangre en Venezuela representa solo el 3,12% de todos los hemocomponentes recibidos en los bancos de sangre, según datos de la Sociedad Venezolana de Hematología. En los últimos años, se ha registrado una disminución del 82% en las donaciones voluntarias. Esta tendencia se debe en parte a la falta de reactivos para verificar la calidad de la sangre, lo que dificulta aún más el incentivo para donar y pone en riesgo a los pacientes que necesitan transfusiones, según informa el portal Red Sindical Venezolana.

La organización también denuncia la escasez de reactivos serológicos y sueros hemoclasificadores, así como la existencia de bolsas de recolección de sangre vencidas, con anticoagulantes turbios y agujas oxidadas. A esta preocupante situación se suma la falta de personal en el sector de la salud, ya que muchos trabajadores han migrado a otros empleos debido a las precarias condiciones laborales y los bajos salarios. Se estima que hay un déficit del 56% de bioanalistas y más del 70% de hemoterapistas.

En junio de este año, la Sociedad Venezolana de Hematología denunció que el 89,9% de los laboratorios y bancos de sangre públicos estaban paralizados. Además, se ha confirmado la existencia de bancos de sangre ilegales que operan en locales comerciales cercanos a hospitales. Estos establecimientos clandestinos han sido objeto de numerosas denuncias por prácticas incorrectas en la administración de sangre.

La crisis de salud en Venezuela ha generado una crisis de sangre en el país, lo que ha llevado a la proliferación de estos bancos ilegales. Esto pone en riesgo la vida de los pacientes, quienes, desesperados, recurren a ellos en busca de ayuda. La Sociedad Venezolana de Hematología ha pedido a las autoridades que aborden esta situación de manera urgente, pero hasta el momento no ha habido respuesta por parte del gobierno.

Es crucial que se tomen medidas para garantizar el suministro de sangre segura y prevenir la proliferación de bancos ilegales. Esto requiere una mayor inversión en infraestructura y equipamiento médico, así como la mejora de las condiciones laborales y salariales del personal de salud. Además, es esencial fomentar la cultura de la donación voluntaria de sangre y concienciar a la población sobre la importancia de este acto altruista que salva vidas.