La Fiscalía colombiana acusa formalmente al hijo de Gustavo Petro y lo llama a juicio

0
255

La Fiscalía de Colombia ha presentado cargos formales contra Nicolás Petro Burgos, hijo del presidente Gustavo Petro, acusándolo de enriquecimiento ilícito y lavado de activos, y lo ha citado a juicio. Petro Burgos compareció ante un juzgado para enfrentar su primera audiencia formal, en la que se le imputaron los delitos por los que fue detenido en julio junto a su exesposa, Daysuris Álvarez, por presuntamente recibir dinero de empresarios dudosos para la campaña electoral de su padre.

El fiscal Mario Burgos, en su intervención ante el juzgado de Barranquilla, acusó a Nicolás Petro Burgos de enriquecimiento injustificado y lavado de activos, al aumentar su patrimonio de manera inexplicable. La defensa del acusado intentó anular la imputación argumentando que no existía una relación causal entre su condición de funcionario público y el incremento patrimonial injustificado. Sin embargo, el juez rechazó esta solicitud y permitió a la Fiscalía presentar formalmente los cargos.

En el juicio, la Fiscalía deberá demostrar que el exdiputado de la Asamblea del Atlántico recibió dinero de personas vinculadas al narcotráfico o la corrupción, como Samuel Santander Lopesierra, alias «el hombre Marlboro», y Gabriel Hilsaca, para enriquecerse personalmente y financiar la campaña presidencial de Gustavo Petro en 2022.

Durante la audiencia, el fiscal Burgos reveló que el hijo del presidente tenía gastos que superaban la suma que debía recibir como diputado. En un mes, solo en concepto de alquiler de apartamentos y una casa, además de la cuota inicial para comprar otra casa y los pagos mensuales en diferentes tiendas, Petro Burgos gastó 1.450 millones de pesos colombianos (aproximadamente 367.500 dólares). Sin embargo, como diputado, solo contaba con 280 millones de pesos al año.

Además, la Fiscalía también afirmó que Petro Burgos ocultó y encubrió sumas de hasta 500 millones de pesos en fajos de dinero entregados por personalidades como Máximo Noriega, quien se cree que actuaba como intermediario entre presuntos narcotraficantes y el hijo de Petro.

La investigación contra Petro Burgos comenzó en marzo de 2023, a raíz de las denuncias de su exesposa, quien ha llegado a un acuerdo de colaboración con la Fiscalía, en las que asegura que recibió dinero ilícito para la campaña presidencial de 2022 de su padre. Después de su detención, Petro Burgos admitió haber recibido dinero del exnarcotraficante Samuel Santander Lopesierra y de Gabriel Hilsaca Acosta, hijo del polémico empresario Alfonso «Turco» Hilsaca. Parte de ese dinero supuestamente se destinó a la campaña presidencial de su padre, aunque Petro Burgos afirmó en una entrevista que el mandatario no estaba al tanto.

Gustavo Petro ha negado estas acusaciones y ha pedido que se investigue el caso diligentemente. Incluso llegó a decir que esperaba que la detención de su hijo mayor lo llevara a reflexionar sobre sus propios errores. Sin embargo, semanas después de la detención, el mandatario visitó a su hijo en su casa de Barranquilla.