La fórmula que convirtió a “La monja” en un éxito de la saga “El conjuro”

0
400

El universo cinematográfico de El conjuro ha logrado establecerse como una de las franquicias de terror más exitosas de los últimos tiempos. Creada por el talentoso director James Wan, esta saga se inspira en los casos de la vida real de Ed y Lorraine Warren, conocidos investigadores paranormales. A lo largo de diez años, se han estrenado ocho películas en esta serie, todas ellas con un gran éxito en taquilla, aunque con opiniones mixtas por parte de la crítica.

Una de las películas más destacadas de esta franquicia es La monja, estrenada en 2018. Esta cinta se presenta como un spin-off y precuela de El conjuro, y nos transporta a 1952. La historia comienza en un remoto monasterio en Rumania, donde dos monjas son atacadas por una fuerza maligna invisible. Una de ellas, Victoria, logra sobrevivir y decide quitarse la vida para evitar ser poseída. El cuerpo de la monja es descubierto por un aldeano, lo que lleva al Vaticano a enviar al padre Burke y a la hermana Irene para investigar el caso.

Cuando llegan al monasterio, descubren que el mal que acecha en ese lugar es mucho más poderoso de lo que imaginaban. La misión de resolver este oscuro misterio se convierte en una lucha desesperada por sobrevivir y enfrentar al mal que se ha apoderado de Santa Carta.

La monja logra destacarse dentro de la franquicia gracias a su capacidad para generar tensión y miedo, a pesar de su presupuesto limitado. Con pocos actores y locaciones, la película logra establecer su propia identidad sin depender únicamente de la conexión con la saga principal. Además, el elenco realiza un excelente trabajo, brindando actuaciones sólidas que contribuyen a la atmósfera de terror.

Aunque La monja fue un éxito rotundo en taquilla, la crítica fue menos entusiasta. A pesar de esto, la película sigue siendo una pieza fundamental para aquellos que desean sumergirse por completo en el universo cinematográfico de El conjuro. Ahora, gracias a la plataforma HBO Max, los espectadores pueden disfrutar o sufrir esta experiencia en la comodidad de sus hogares.