La hora de la sensatez y la firmeza

0
311

Después de su contundente victoria en las elecciones primarias del 22 de octubre, María Corina Machado ha demostrado un sentido común que escasea en este país desde hace más de 25 años. En un país donde los ataques y la irracionalidad han reemplazado a las buenas formas, el liderazgo de Machado se destaca por su prudencia y firmeza.

Machado ha sido etiquetada por sus adversarios como una derechista radical, pero ella ha respondido con un mensaje político claro y actitudes sensatas. Cuando el régimen arremetió contra la Comisión Nacional de Primarias, Machado no dudó en criticar al presidente Maduro por su error. Y cuando fue convocada al tribunal supremo de justicia sin previo aviso para enfrentar una inhabilitación, ella respondió con confusión: «¿Qué inhabilitación?». Parece que las autoridades encargadas de reprimir no se tomaron la molestia de informarle sobre el asunto. No hay cortesía en aquellos que actúan en la oscuridad.

Ahora, mientras el régimen celebra el «éxito» del referéndum por el Esequibo y emite órdenes de captura contra 14 personas, Machado advierte sobre las terribles consecuencias que esto puede tener no solo para Venezuela, sino para toda la región. El presidente de Brasil, Lula da Silva, también ha expresado su preocupación por esta situación y ha dejado claro que en Sudamérica no se desea la guerra.

Machado ha llamado a la sensatez a todos los actores políticos involucrados en la controversia territorial, especialmente al chavismo y a las fuerzas armadas venezolanas. Además, ha señalado la lucha interna dentro del chavismo entre aquellos que desean seguir el Acuerdo de Barbados y aquellos que pretenden aferrarse al poder a cualquier costo.

El enfoque de Machado se centra en la organización ciudadana y en transmitir el mensaje de que solo a través de un cambio político se detendrá la migración, se resolverá la crisis humanitaria y Venezuela podrá insertarse en la dinámica energética mundial. Este mensaje ha resonado no solo en sectores de la oposición, sino también entre los chavistas y los gobiernos regionales.

El camino trillado de los últimos 25 años es incierto, pero está claro que abrir las puertas a un cambio político ordenado y garantizado es lo más seguro para el país. Machado continúa liderando este llamado al sentido común y a la prudencia, con la esperanza de lograr un futuro mejor para Venezuela.