La legitimidad de la candidatura de María Corina Machado

0
343

María Corina Machado ha obtenido una abrumadora victoria en el proceso de selección de la candidatura de la oposición en Venezuela, lo que ha causado sorpresa e incluso perplejidad. La propia candidata admitió que esperaba un gran triunfo en las elecciones primarias, pero no de tal magnitud.

El anuncio del primer boletín por parte de la Comisión Nacional de Primaria generó un gran impacto. Se sabía de antemano que había una gran concurrencia de electores tanto en Venezuela como en otras partes del mundo donde se celebraron las elecciones. A través de las redes sociales y la escasa cobertura de la prensa internacional, se pudo conocer la impecable organización, el entusiasmo de los votantes y la confianza que generó la Comisión Nacional de Primaria y su equipo. A pesar de las amenazas del gobierno y las dificultades climáticas, los ciudadanos se mantuvieron en las largas colas de los centros de votación. Se evidenció un ambiente que demostró a los venezolanos y al mundo que la gente había decidido ejercer su derecho al voto y su soberanía. Los números presentados en el primer boletín del Consejo Nacional de Primaria, así como la amplia ventaja de María Corina Machado sobre los demás candidatos, fueron determinantes. Un factor fundamental en este proceso fue la firmeza, transparencia y serenidad del Dr. Jesús María Casal y los demás miembros de la Comisión Nacional de Primaria, quienes guiaron el proceso con maestría.

La sorpresa y la inmediata explosión de alegría fueron las primeras reacciones del pueblo. Se pudo ver a personas llorando de emoción. Fue una felicidad íntima, personal y familiar. No hubo grandes caravanas de vehículos ni jolgorio. Los venezolanos experimentaron una felicidad auténtica, siguiendo atentamente las informaciones transmitidas a través de las redes sociales. Sentían que habían recuperado la libertad, que se habían liberado por sí mismos, sin que nadie los empujara. Todo esto inspirado por el mensaje claro y la determinación confiable de una mujer.

En el alto gobierno, la perplejidad ha sido la reacción predominante. Entienden lo que ha ocurrido, pero no lo comprenden. No lo aceptan debido a la soberbia y ceguera que les produce el poder usurpado y la riqueza ilícita. Su reacción inicial fue tratar de convencer a la gente de que todo fue un fraude, cuando la propia gente fue protagonista de este proceso. Otra estupidez costosa por parte del alto gobierno fue recurrir a la Fiscalía General, que no representa a la República ni al Estado, y mucho menos a la Nación venezolana. Solo representa al alto gobierno, del cual su titular forma parte.

Estos son los hechos, que pueden ser analizados desde diferentes perspectivas. Desde el punto de vista de la Ciencia Política y el Derecho, podemos examinar los conceptos de libertad, legalidad y legitimidad, fundamentales para reconocer el Estado de Derecho y diferenciar entre una democracia y una dictadura.

La libertad implica que las personas pueden hacer todo aquello que no esté prohibido por la Constitución o las leyes, siempre y cuando no perjudique a los demás. Por otro lado, ningún órgano del Poder Público puede hacer algo que no esté dentro de sus competencias establecidas en la Constitución o las leyes. Todos los actos del Poder Público deben ajustarse a lo que señala la Constitución.

En el caso de las elecciones primarias, la regla es la capacidad de los mayores de 18 años para expresar su opinión política sobre los candidatos que se postularon. La primaria fue un acto de la sociedad civil, no del Poder Público, por lo que se pudo realizar con plena libertad. El Poder Público no tiene competencia para limitar esta forma de expresión. Además, la primaria no eligió a un funcionario, sino que permitió a los ciudadanos expresar su preferencia entre los candidatos. Cabe destacar que la Comisión Nacional de Primaria solicitó apoyo al Poder Electoral, pero este no respondió oportunamente.

En cuanto a la legalidad, implica que el Poder Público debe someterse a lo establecido en las leyes y la Constitución. Las leyes señalan las atribuciones de los órganos y funcionarios públicos. Es importante destacar que la usurpación de autoridad es ineficaz y sus actos son nulos. El ejercicio del Poder Público conlleva responsabilidad individual por abuso o desviación de poder.

La legitimidad es un concepto más complejo, que implica que las acciones sean conformes a los valores, principios y normas constitucionales, y que además exista un acuerdo intangible y una percepción colectiva de que lo que se hace es correcto. María Corina Machado ha surgido como un contrapoder legítimo, generando confianza en el proceso de primarias, en ella misma y en su mensaje. Al mismo tiempo, existe una gran desconfianza en el gobierno debido a su falta de legitimidad. No hay duda de que cuenta con el apoyo de los venezolanos en su camino hacia adelante.

En resumen, la contundente victoria de María Corina Machado en las elecciones primarias de la oposición en Venezuela ha generado sorpresa y alegría en el pueblo. Su legitimidad se basa en la confianza en el proceso de primarias, en ella misma y en su mensaje, así como en la falta de legitimidad del gobierno.