La película venezolana «Simón» ya tiene proyecciones previstas en 8 países

0
446

El film venezolano  «Simón», dirigido por Diego Vicentini, que se llevó el pasado julio los máximos honores en la 19 edición del Festival del Cine Venezolano (mejor película, dirección, guión, edición, actor de reparto y fotografía) ya está en salas nacionales. «Esta es una película sobre el perdón, sobre salud mental, y por ello me propuse ir más allá de abordar una historia sobre una situación específica venezolana, sino algo mucho más amplio, más universal y humano», ha dicho su director.

Basada en hechos reales, «Simón» cuenta la historia de ficción de un líder estudiantil venezolano, que escapa a Miami en busca de asilo político. Allí conoce a Melissa, una joven americana estudiante de derecho que decide ayudarlo con su caso. Sin embargo, pedir asilo significa revivir los crudos eventos que lo hicieron salir de Venezuela. Simón tendrá que confrontar su propia rabia, su culpa y su tristeza. El tiempo se acaba y Simón debe decidir si olvidar para siempre su pasado y empezar una nueva vida, o volver a su país y retomar su lucha.

El elenco lo encabeza el actor Christian McGaffney como Simón, junto a los talentosos Jana Nawartschi, Roberto Jaramillo, Luis Alejandro Silva, Franklin Virgüez, Pedro Pablo Porras, José Ramón Barreto, Shakti Maal, Prakriti Maduro y Arianne Girón.

«Había varias intenciones -contaba Vicentini a El Estímulo- con esta película. Una era dar a conocer lo que hemos vivido los venezolanos. Yo vivo afuera, me encuentro con gente de todas las nacionalidades y mi propósito es entender qué tanto saben por lo que ha pasado Venezuela. Mi objetivo fue crear una película en la cual, si no sabes nada de nuestro país, vas a salir un poco más informado de lo que nos ha pasado en los últimos años. Fue importante escribir una historia que tratara temas universales. La idea es captar el interés de la mayor cantidad de personas posible y así lo hemos comprobado, en los festivales a donde hemos ido, con norteamericanos, con otros latinoamericanos y europeos, que han salido llorando de la película. Ahí se siente que hemos logrado uno de los objetivos».

Residente ahora en Los Angeles, el cineasta venezolano ha detallado que «me fui de Venezuela hace 15 años y toda la última década no la viví de primera mano, estando allá. Igualmente, aunque no estés allí sabes lo que está pasando en el país, pero yo quería estar seguro de transmitir bien ese sentimiento. Pude entrevistar a muchos jóvenes que eran activistas en sus respectivas áreas, la mayoría universitarios, que habían estado en las protestas y que habían tenido que salir del país, muchos de ellos pidiendo asilo político. Me fueron contando sus experiencias y yo fui tomando detalles mucho más específicos para transmitir sus emociones. Muchos cargaban con la culpa de haberse ido del país, porque sentían que tenían una lucha que estaban dejando atrás, pero también deseaban empezar una vida nueva y con un futuro. Esa tensión, esa dualidad, es el ancla emocional de la película».

«La perspectiva de la película es ver a Venezuela desde afuera y eso sí  es algo de lo que tengo bastante experiencia, es el sentimiento que comparto con el personaje, ese sentimiento de culpa de no haber pasado por todo lo que han pasado los venezolanos dentro del país. Mi familia decidió irse cuando yo era adolescente, así que no estoy físicamente ni contribuyendo con mejorarlo. Esa culpa es la que me impulsó y motivó en querer hacer una película que tuviera que ver con esa temática, que ojalá contribuya en algo hacia una deseada mejoría de Venezuela», agregaba.

«Simón» ha disfrutado o preve funciones especiales en las ciudades Buenos Aires, Santiago de Chile, Lima, Quito, Medellín, Panamá, Miami, Los Ángeles, Palo Alto y Madrid, y desde el jueves se proyecta en casi una treintena de salas en Caracas, Guatire, Maracaibo, Barquisimeto, Valencia, Maracay, Maturín, Puerto Ordaz, Puerto La Cruz, Valera, Punto Fijo, Barinas, Margarita, San Cristóbal y Mérida.

Por Noticine

Últimas noticias de la funciones en  TWITTER.