La planta nuclear japonesa de Fukushima terminó el primer vertido de agua radiactiva al mar

0
270

La compañía operadora de la planta nuclear de Fukushima en Japón anunció el lunes que había completado exitosamente el primer vertido de agua radiactiva tratada en el océano, y que llevará a cabo inspecciones y limpiezas adicionales antes de realizar el segundo vertido en unas semanas.

La planta de Fukushima Daiichi comenzó a liberar agua diluida en el océano Pacífico el 24 de agosto. Esta agua se había acumulado desde el devastador tsunami y terremoto que ocurrió en 2011, y su liberación marca un paso importante hacia la desactivación de la instalación.

La descarga de agua radiactiva, que podría durar décadas hasta que se complete el proceso de desactivación de la planta, ha sido objeto de fuerte oposición por parte de asociaciones pesqueras y países vecinos. China ha prohibido la importación de productos marinos japoneses, lo que ha afectado a los productores y exportadores y ha llevado al gobierno japonés a crear un fondo de emergencia. Grupos en Corea del Sur también han protestado enérgicamente, exigiendo que Japón detenga la liberación de agua radiactiva.

El primer ministro Fumio Kishida, durante las cumbres de países asiáticos y del Grupo de los 20 la semana pasada, enfatizó la seguridad y transparencia del vertido con el objetivo de obtener apoyo internacional, y pidió a China que levante su prohibición.

Durante el primer vertido, que duró 17 días, el operador de la planta, Tokyo Electric Power Company Holdings (TEPCO), informó que liberó 7,800 toneladas de agua tratada proveniente de 10 tanques. Actualmente, hay alrededor de 1.34 millones de toneladas de agua radiactiva almacenadas en aproximadamente 1,000 tanques.

En las próximas semanas, los trabajadores de la planta limpiarán las tuberías y otros equipos, e inspeccionarán el sistema antes de realizar el vertido de otras 7,800 toneladas almacenadas en 10 tanques adicionales, según el portavoz de TEPCO, Teruaki Kobashi.

Las autoridades afirman que todas las muestras tomadas del agua de mar y de los peces desde el inicio de la liberación muestran niveles de contaminación muy por debajo de los considerados seguros.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) ha estado colaborando con Japón y ha revisado la seguridad del proyecto. Concluyó que, si la liberación se lleva a cabo tal como se planeó, tendrá un impacto insignificante en el medio ambiente, la vida marina y la salud humana. El lunes, un equipo de expertos surcoreanos del Instituto Coreano de Seguridad Nuclear, como parte de un acuerdo con la agencia nuclear de la ONU, visitó una oficina establecida por la AIEA en la planta de Fukushima para monitorear la liberación y compartir información.

TEPCO y el gobierno aseguran que el agua se trata para reducir los niveles de radiactividad y luego se diluye con agua de mar para que sea mucho más segura que los estándares internacionales.

El problema del agua acumulada en la planta de Fukushima se remonta al daño sufrido por tres de los reactores durante el terremoto y tsunami de 2011. El agua refrigerante de los reactores dañados continúa filtrándose a los sótanos, donde se mezcla con el agua subterránea.

(Con información de AP)