Lula sigue recuperándose rápidamente y sus médicos estudian darle el alta este domingo

0
371

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, continúa su pronta recuperación después de someterse a una cirugía de reemplazo de cadera y una cirugía plástica en los párpados para eliminar el exceso de piel. Sus médicos están considerando darle el alta médica este mismo domingo.

Lula, quien cumplirá 78 años en octubre, pasó una noche estable y ha estado en proceso de recuperación, incluso caminando y subiendo y bajando escaleras con la asistencia de fisioterapeutas, según el informe médico del Hospital Sirio-Libanés de Brasilia. El equipo médico a cargo de su cuidado, liderado por Roberto Kalil Filho, está evaluando la posibilidad de darle el alta el día de hoy debido a las mejoras en su estado de salud.

La decisión final dependerá de las evaluaciones y exámenes realizados por los médicos que viajaron desde Sao Paulo exclusivamente para atender al presidente. Inicialmente, se esperaba que Lula recibiera el alta el martes.

La cirugía a la que fue sometido el mandatario fue una «artroplastia total de cadera», en la cual se reemplazaron las articulaciones de la cadera por prótesis de titanio para corregir problemas causados por la artrosis. Lula ha estado sufriendo dolores constantes en la cadera, lo cual le dificultaba la movilidad y le causaba mal humor desde la campaña electoral de 2022, en la cual resultó victorioso frente al entonces presidente Jair Bolsonaro.

Aprovechando la anestesia general necesaria para la cirugía de cadera, el presidente también se sometió a una blefaroplastia, una cirugía plástica en los párpados para eliminar el exceso de piel alrededor de los ojos.

Lula, quien asumió su tercer mandato presidencial en enero, continuará su proceso de recuperación en el Palacio de la Alvorada, la residencia oficial en Brasilia. Según la Presidencia, se espera que el proceso de recuperación dure entre tres y cuatro semanas. Durante este tiempo, el presidente podrá llevar a cabo sus funciones con normalidad y no será necesario que delegue responsabilidades en el vicepresidente, Geraldo Alckmin. Sin embargo, tendrá algunas restricciones de movimiento durante su reposo y necesitará caminar con la ayuda de un andador en los primeros días.