Madre de militar venezolano a punto de ser deportado de Estados Unidos pidió protección para su hijo

0
490

María Elena Machado, madre de Pedro Naranjo Machado, un militar venezolano que está a punto de ser deportado de Estados Unidos por ingresar ilegalmente al país hace dos meses, ha solicitado al gobierno de Joe Biden protección para su hijo.

En una entrevista con Diario Las Américas, María Elena Machado suplicó que se permita a su hijo entrar a Estados Unidos y comenzar una nueva vida fuera de Venezuela, o que sea deportado a otro país. La madre del teniente de 27 años de edad, recluido en el Centro de Detención de Inmigración en Luisiana, expresó su temor por la vida de su hijo si regresa a Venezuela, ya que teme que sea detenido. Además, manifestó preocupación por la integridad física y mental de su hijo, quien se encuentra en estado de depresión. Ser familiar directo de un preso político implica riesgos si es deportado.

El padre de Pedro Naranjo Machado es el general de división de las Fuerzas Armadas venezolanas Pedro José Naranjo Suárez, quien ha sido perseguido y encarcelado por el gobierno de Nicolás Maduro durante tres años. La madre del joven militar venezolano explicó que Naranjo decidió huir de Venezuela el 19 de diciembre de 2022 junto con su padre debido al peligro que corría al ser hijo de un preso político fugitivo de la justicia venezolana. Según María Elena Machado, muchos familiares de presos políticos que han logrado escapar de Venezuela han sido torturados, desaparecidos y detenidos.

El general Naranjo Suárez, considerado uno de los mejores pilotos venezolanos, ocupaba un alto cargo dentro de la Guardia Nacional venezolana cuando fue detenido en mayo de 2018 por estar presuntamente involucrado en la insurrección militar conocida como operación Armagedón. Se le acusa de traición a la patria y conspiración, pero sus abogados alegan que no existen pruebas contundentes que respalden esas acusaciones.

En 2021, al coronel Naranjo Suárez se le informó que se revertiría la medida cautelar de arresto domiciliario que le había sido otorgada tras sufrir un accidente cerebrovascular, y sería devuelto a los sótanos de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim). Ante esta situación, padre e hijo decidieron exiliarse en Colombia para solicitar protección migratoria internacional, pero no obtuvieron ayuda. Luego intentaron cruzar la selva del Darién en dirección a México, donde tampoco encontraron protección.

Ante esta situación desesperada, se vieron obligados a cruzar ilegalmente el río Bravo y entregarse a las autoridades de inmigración de Estados Unidos el 4 de octubre. Mientras que el padre del joven logró ingresar a Estados Unidos debido a su condición de preso político de Maduro, Pedro Naranjo Machado se encuentra detenido y enfrenta una orden de deportación a Venezuela emitida por un juez estadounidense.