Más de 23 millones de inmigrantes en Estados Unidos tienen derecho al voto, indica estudio

0
283

Un informe publicado por el Consejo Estadounidense de Inmigración (AIC) revela que en Estados Unidos hay 45,3 millones de inmigrantes, lo que representa el 13,6 % de la población total. Además, más de 23 millones de ellos tienen derecho al voto. Estos datos contradicen la percepción negativa que a menudo se tiene sobre la inmigración en el país.

Según el análisis del AIC, en 2021 los inmigrantes pagaron más de 524.000 millones de dólares en impuestos y su poder adquisitivo ascendió a 1,4 billones de dólares. Además, representaron el 22 % de todos los empresarios en Estados Unidos.

El informe destaca que el 78 % de la población de origen extranjero tiene edades de los 16 a los 64 años, en comparación con el 61,4 % de la población nativa. Esto implica que los inmigrantes tienen una mayor presencia en la fuerza laboral.

En cuanto a la nacionalidad de los inmigrantes, los mexicanos son el mayor contingente con el 23,7 %, seguidos por los inmigrantes de India (6 %), China (4,7 %), Filipinas (4,4 %) y El Salvador (3,1 %).

El informe también destaca el impacto de la inmigración en el sector de la salud. El sistema de salud de Estados Unidos está enfrentando una demanda sin precedentes a medida que millones de personas llegan a la edad avanzada. Los inmigrantes están cubriendo algunas de las necesidades más urgentes del sistema de salud, ya que el 15,2 % de las enfermeras y el 25,8 % del personal de asistencia en el cuidado de la salud son inmigrantes.

Además, la inmigración también tiene un impacto político significativo. Según el informe, el 52,5 % de los inmigrantes, es decir, 23,77 millones de personas, han adoptado la ciudadanía estadounidense y otros 13,3 millones están en condiciones legales para hacerlo.

Incluso entre los inmigrantes indocumentados, el 88,2 % se encuentra en las edades entre 16 y 64 años y en 2021 pagaron cerca de 31.100 millones de dólares en impuestos.

Estos datos demuestran que la inmigración no solo es beneficiosa para la economía estadounidense, sino que también contribuye en el ámbito político y en el sector de la salud. Es importante reconocer la importancia de una reforma migratoria justa que tome en cuenta las necesidades de los inmigrantes y de la economía del país.