Más de 3.000 personas han sido arrestadas en Francia desde el inicio de las violentas manifestaciones por la muerte de Nahel

0
477

Un total de 157 personas fueron detenidas en Francia durante la sexta noche de disturbios tras la muerte de Nahel, un joven que fue alcanzado por un disparo policial, según informó el Ministerio del Interior. Esta cifra contrasta con los más de 2.000 arrestos que se registraron al comienzo del fin de semana, elevando la cantidad total de manifestantes detenidos por las fuerzas de seguridad a al menos 3.000 desde el martes.

Con información de Infobae

Las autoridades también confirmaron la trágica muerte de un bombero de 24 años en Saint-Denis, cerca de París, mientras apagaba un incendio de autos durante la noche del domingo. El ministro del Interior, Gérald Darmanin, anunció en Twitter que a pesar de la rápida atención brindada por su equipo, el joven cabo de los bomberos de París falleció en un aparcamiento subterráneo.

En total, más de 3.000 personas han sido arrestadas en Francia durante seis días de manifestaciones violentas. El Ministerio del Interior también informó de tres heridos entre las fuerzas de seguridad, así como de 352 incendios en la vía pública y 297 vehículos quemados. Además, se reportaron ataques a un puesto de policía y una caserna de gendarmes.

Estos disturbios y protestas se desataron tras la muerte de Nahel, un joven de 17 años que intentó evadir un control policial en la ciudad de Nanterre, cerca de París. Desde entonces, más de 3.000 personas han sido arrestadas, y aproximadamente 260 casos están programados para ser juzgados en comparecencia inmediata, según la emisora France Info.

En medio de la situación, la Policía también dispersó con gases lacrimógenos a un grupo de extrema derecha que protestaba en las escaleras de un hotel en Lyon.

El presidente francés, Emmanuel Macron, tiene programadas reuniones con los presidentes del Senado y la Asamblea Nacional, así como con los regidores de más de 220 municipios afectados por las protestas. Macron ha llamado a la calma y ha pedido a sus ministros que restauren el orden y garanticen el regreso a la calma, respaldando a las fuerzas de seguridad que han estado movilizadas constantemente.

El agente policial que disparó contra Nahel fue suspendido e imputado por asesinato. La muerte del joven ha generado protestas antirracistas y disturbios que se han extendido durante seis días, y la sociedad francesa busca encontrar una solución para poner fin a la violencia. La abuela de Nahel hizo un llamado a la calma, pidiendo a los manifestantes que cesen los actos destructivos y preserven las escuelas y los autobuses que son utilizados por las madres de familia.