México pide más esfuerzos globales para atender la migración, la crisis climática y la paz

0
180

La canciller mexicana, Alicia Bárcena, hizo un llamado a los países del mundo para que revisen y transformen sus modelos políticos y económicos con el objetivo de reducir las desigualdades entre fronteras. Bárcena señaló que esto es fundamental para abordar fenómenos globales como la migración, la violencia, la crisis climática y la pobreza.

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, la canciller mexicana destacó la importancia de traducir las discusiones internacionales en resultados tangibles. Según Bárcena, es fundamental involucrar a los ciudadanos como actores activos y evitar que el multilateralismo se pierda en la polarización y rivalidad geopolítica.

Bárcena también hizo hincapié en la necesidad de que la acción internacional se traduzca en beneficios concretos para las personas, el planeta y la prosperidad. En este sentido, destacó la relevancia del multilateralismo y sus instituciones, especialmente en un momento en que se cuestiona su importancia debido a las amenazas a la paz y la seguridad internacionales, como los conflictos armados y la proliferación de armas nucleares.

México pide ante la ONU más esfuerzos globales para atender migración

La canciller mexicana también mencionó la gravedad de diversas crisis, desde la humanitaria hasta la climática, así como el incremento de la desigualdad y la pobreza en el mundo. Si bien la pandemia de COVID-19 ha obstaculizado el avance hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU, Bárcena destacó que la trayectoria anterior a la pandemia ya era preocupante.

En cuanto a la migración, la canciller mexicana señaló la importancia de buscar soluciones que limiten la migración por decisión y no por obligación. En este sentido, afirmó que los países que se benefician más del trabajo y las contribuciones tributarias de los migrantes deberían ser los que más apoyen su regulación.

Bárcena hizo un llamado a cambiar el paradigma de desarrollo actual para distribuir el poder y la riqueza y reducir las brechas y asimetrías inaceptables entre los ricos y los pobres, así como entre los países. Asimismo, destacó la necesidad de restaurar el papel de las naciones para crear políticas estructurales transformadoras y reafirmó el compromiso de México con el combate a la crisis climática.

Finalmente, la canciller mexicana enfatizó el rechazo de México al tráfico ilegal de armas y destacó que todos los esfuerzos para reducir la violencia y el consumo de drogas serán limitados si las armas de fuego ingresan de manera ilegal a Latinoamérica y México, cayendo en manos de los grupos que controlan la producción y distribución de sustancias tóxicas.