Migrantes que abandonan Chile igualan en número a los que llegan

0
347

La cantidad de migrantes en situación irregular que están abandonando Chile ha alcanzado el mismo nivel que aquellos que intentan llegar al país, según los registros de las casas de acogida de la fundación Scalabrini.

Dado que se trata de migración irregular, no existen cifras oficiales, por lo que los datos proporcionados por estas instituciones son de los pocos disponibles para ayudar a cuantificar estos flujos migratorios.

Sin embargo, los registros de la fundación Scalabrini coinciden con las encuestas realizadas por la fundación Caritas en Arica en agosto del año pasado, donde también se registró un 50% de migrantes con intenciones de abandonar Chile y un 50% llegando al país.

En ese sentido, los destinos principales de aquellos que abandonaban Chile eran Venezuela, Perú, Estados Unidos y Colombia.

Isaldo Bettin, un sacerdote brasileño que colabora en la casa de acogida de Tacna, explicó a El Mostrador que durante lo que va del año 2024 «hemos atendido a más personas que se van de Chile que aquellas que llegan a Chile. Las cifras están equilibradas y es difícil decir si esta tendencia se mantendrá, ya que los fenómenos migratorios son muy dinámicos, pero esto se empezó a ver desde los últimos meses de 2023».

Bettin agregó que, cuando se les pregunta a los migrantes por qué se van de Chile, argumentan que «es muy difícil regularizar su situación migratoria, que hay más discriminación contra los venezolanos (la principal nacionalidad que cruza la frontera de forma irregular) y que el costo de vida ha aumentado».

Milagros Calizaya, responsable de proyectos de la fundación Scalabrini en Arica, señaló que entre septiembre y enero, el 50% de los migrantes que han pasado por ese recinto estaban abandonando Chile.

Jessica Calizaya, colaboradora de la casa de acogida de Tacna, añadió que los niños son los más afectados por esta migración constante.

«Hay algunos que, a los 8 o 9 años, aún no saben leer ni escribir. Es muy impactante, porque no han podido disfrutar adecuadamente de su infancia. En el camino han comido muy poco y tienen bajo peso… cuando llegan aquí, quieren comer y comer, pero sus madres les advierten que lo hagan despacio, porque podrían enfermarse», manifestó.