Persecución en Venezuela: el régimen de Maduro detuvo al presidente del sindicato de educadores de Barinas

0
181

Una vez más, en Venezuela, se repite la triste historia de los presos políticos. En esta ocasión, el profesor Víctor Venegas, presidente de la Federación Nacional de Sindicatos y Colegios de los Trabajadores de la Educación de Venezuela (Fenatev) en Barinas, fue detenido por funcionarios encapuchados del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) en la sede gremial en el estado Barinas. Venegas, quien lideró una protesta de maestros el 15 de enero en el Día del Maestro, se suma a la larga lista de voces disidentes que son silenciadas por el régimen venezolano.

El modus operandi de las autoridades de inteligencia es siempre el mismo. Utilizan nombres rimbombantes para imputar a los detenidos delitos como traición a la patria, instigación a la rebelión o asociación. Las actas son redactadas por los propios funcionarios de inteligencia, quienes también actúan como testigos y agregan testimonios falsos. En esta ocasión, los docentes, tanto de educación primaria y secundaria como universitarios, están reclamando salarios dignos y mejores condiciones laborales.

El argumento del régimen siempre es el mismo: conspiración. El Fiscal General de la República, Tarek William Saab, en un comunicado público, afirmó que Venegas está involucrado en actividades contra la paz de la República y formaba parte de un grupo que pretendía llevar a cabo acciones violentas en el estado Barinas. Sin embargo, no dio mayores explicaciones al respecto.

Es evidente que los presos políticos en Venezuela son utilizados como rehenes y, en ocasiones, son canjeados. Un claro ejemplo de esto fue la entrega de los sobrinos de Cilia Flores, condenados por narcotráfico, a Estados Unidos a cambio de la liberación de algunos estadounidenses presos en Venezuela. Más recientemente, el empresario colombiano Alex Saab, de especial interés para Nicolás Maduro, fue entregado a Estados Unidos a cambio de supuestos ocho estadounidenses y una veintena de presos políticos civiles venezolanos.

La violencia contra los educadores en Venezuela es alarmante. Los docentes han estado organizándose y planeando acciones para exigir un salario justo. En el caso de los maestros del estado Barinas, se encontraban reunidos en la sede de Fenatev cuando fueron atacados por hombres encapuchados que resultaron ser funcionarios policiales. Estos hombres rompieron las puertas, saquearon la sede, robaron computadoras y amenazaron a los presentes. Víctor Venegas logró transmitir un video en el que afirmaba que no habían hecho nada más que defender a los trabajadores y denunciaba la dictadura en Venezuela.

La incertidumbre sobre el paradero de Venegas y la falta de información por parte de las autoridades generan preocupación. Los docentes exigen un salario digno y mejores condiciones laborales, no son delincuentes. Es necesario que las organizaciones defensoras de derechos humanos se pronuncien y que el Fiscal General Tarek William Saab asuma su responsabilidad en esta situación. Los maestros continúan denunciando y protestando, y gritan consignas que dejan claro que son docentes, no delincuentes.

La Fundación de Derechos Humanos de Los Llanos también exige que se permita el acceso a la sede de Fenatev para verificar lo que está sucediendo. En las inmediaciones de la sede, se observa un gran número de uniformados policiales, lo que aumenta la preocupación por la integridad de los detenidos.

La lucha por un salario digno y mejores condiciones laborales continúa en Venezuela, pero los docentes siguen enfrentando represión y persecución por parte del régimen. Es necesario que la comunidad internacional esté atenta a esta situación y se solidarice con los maestros venezolanos en su lucha por sus derechos fundamentales.